como el dengue y el chikungunya


Publicado por:
MARIA ARNALDO
Ver biografia completa
Poema aleatorio:

Hombres huecos


amor, personas, reflexión y motivación, valores

yo se que no somos como las demás parejas
ciertamente eso es asi
pero a pesar de todo te ofrecido a ti
un matrimonio sagrado
no mas porque tenemos una condicion especial
creen que este amor es tabú y anormal
total el ebola estaba solo en África y ahora esta hasta en las américas
no quieren que yo te quiera
como siempre nos han subestimado
todo porque tu tienes esquizofrenia
y yo soy autista y tengo epilepsia
pero la verdad siempre supimos enfrentarnos juntos a la ignorancia
el amor y nuestra familia nos dio fortaleza para seguir
mi carrera de enfermera y nuestra relación son mi motor para vivir
yo no encuentro un corazón que me sepa curar
aunque para muchos seamos como el dengue y el chikungunya
todos piensan que nuestra vida no puede funcionar
creen en su prejuicio que nuestros hijos serán como el dengue y el chikungunya
piensan que lo peor de dos mundos se ha unido
por curiosidad y maldad dicen nada bueno puede salir de allí
pero que importa si las metas llegamos a lograr
quizás para la sociedad somos como el dengue y el chikungunya
simplemente no entienden que todos tienen derecho a amar

como el dengue y el chikungunya

Acerca del autor


MARIA ARNALDO
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 41
Cómo mostrar mi imagen


Poema anterior:

«

yo se que no somos como las demás parejas ciertamente eso es asi pero a pesar de todo te ofrecido a ti un matrimonio sagrado no mas porque

Poema siguiente:

»

yo se que no somos como las demás parejas ciertamente eso es asi pero a pesar de todo te ofrecido a ti un matrimonio sagrado no mas porque


Poemas recomendados

Acrostico de obediencia

Obediencia es el valor o la capacidad para seguir una Bbuena directriz, para Encontrar el camino mejor, para acatar el Decreto de los demás no porque nos sintamos

Plegaria de un confinado

La soledad me acompaña La tristeza está a mi lado Muchos años he pasado viviendo en esta prisión No escucho la bendición de mi madrecita amada que tanto


Querida ignorancia

Querida ignorancia, obstinada locura, cárcel de deseo. Me pones a prueba siempre que quieres. Ingenua del acto, repites el gesto que me lleva al desconcierto del día después.

Brighith

B R   Brighith