¿De dónde vienes ángel pretérito?

amor, otros poemas, personas, reflexión y motivación
 Poema al azar
Publicado por:
David Pérez Pol
Ver biografia completa

¿De dónde vienes ángel pretérito?  ¿Del incienso de mis sueños?

¿De la insomne claridad del alba?

 

Cuando agotado el cáliz

y cuando en el silencio de los campos desolados  humean aun las fogatas

de todas las batallas perdidas y libradas

un pequeño pájaro se posa en la rama más liviana  y desde el solsticio de unas arcadias

la tenue brisa aparece rescatando

de la penumbra olvidados sonidos esmeraldas.

 

Asomas desde el temor de las madrigueras  con viejas caricias por la tierra cobijadas

raíces de grama tan ligeras que tu sonrisa

las gobierna tal el fuego se aprovisiona de llamas.

 

¡Ángel imposible, desde qué turbia pasión  apareces y reclamas!

 

¡Desde qué vacío, duda, esperanza,  te sublevas en mi frugal cuerpo

de cicatrices herméticamente no cerradas,  Ay, frenético ángel de las entrañas!

¿De mi soledad tan raída y ajada como bruñida y dorada?

¿De la espera tensada como un arco

en ésta, la más solemne de las madrugadas?

 

Ángel suave de la zozobra y la calma, soy el devoto

de tus alas como fortalezas y de tus palabras inacabadas.

 

Ángel.

 

(de el libro de poemas “Amapolas en las roderas y cigüeñas en los campanarios“, David Pérez Pol)

¿De dónde vienes ángel pretérito?
Se habla de:                     


Acerca del autor



David Pérez Pol
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 3
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Deambular por tu cuerpo

COMO QUISIERA DEAMBULAR LOCAMENTE POR TU CUERPO hasta hacernos humareda, cómo quisiera perderme en la nieve caliente de tus noches salvajes, cómo quisiera amanecer perdidos, en otro mundo, en otra isla, sedientos del amor y de la cólera, desangrados de


El primitivo aliento (poema)

YA NO PERDERE MI PRIMITIVO ALIENTO, No. Las arañas construyen sus nidos al aire Y yo no soy un mosquito, Pico alborotado, carcaj de la montaña. Maceraciones, vacilaciones, Susurraciones, Molino silente y decaído. Cruzan los carros con sus cabellos crecidos


Pintar el aire

PINTAR EL AIRE Cierta vez me di al propósito de pintar el aire. Uno no puede andar por el mundo sólo sabiendo que está ahí, que te lo comes sin saberlo, sin advertirlo. Es necesario darnos a esa tarea, ¿verdad?