EL HOMBRE EN EL ESPEJO!

amor, otros poemas, tristeza
 Poema al azar
Publicado por:
RICARDO ANTONIO SERRANO GOMEZ
Ver biografia completa

Mis dias son un gran paisaje de envidia, lleno de carcajadas, risas que van y vienen y la locura que empapa mi cuerpo en todo el dia.

Pero corta es la gloria, cuando al marcharse el sol, me encuentro frente al HOMBRE DEL ESPEJO.
Quien no se cansa de reflejarme mi farsa; porque el bien sabe que mis sonrisa es bien actuada, y como por arte de magia sabe, que detras de toda esa mascara, se halla un vacio.
Se vuelve mi psicologo, mi amigo confidente; Porque solo el conoce cada rincon mio.

Es mi unica compañia, cuando cada noche vuelvo a enfrentarme a mi infierno.
Que empieza desde la partida del sol, y con el todas aquellas voces que hacian de mi dia, un paisaje alegre.

Cuando menos lo esperaba, ya la sombras cubren y empiezan a dibujar, todo lo que apenas empieza a ser mi peor pesadilla.
La luna, trae consigo, la soledad y silencio.

Trato de ser fuerte, pero ya se apodero de mi todos los recuerdos que van y vienen y empiezan a derrumbar mi sonrisa.
Mi unica salida EL HOMBRE DEL ESPEJO.
A quien hasta hoy consulto el porque pasar por todo esto?
Por que, no pueden ser nuestras noches normales??

Cansado de la rutina, y sintiendo la impotencia de ver que mis respuestas estan, ocultas detras de ese personaje; Que sin duda es quien sabe bien como me siento.

Y sabe que hasta que no descubra la respuesta ah este vacio inevitable.

Mis noches seguiran siendo el mismo infierno, y cada noche acabare frente a mi unico amigo; El hombre detras de mi espejo

 

( RICARDO A. S.G.)

EL HOMBRE EN EL ESPEJO!

Enviar poema

Acerca del autor



RICARDO ANTONIO SERRANO GOMEZ
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 7
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Costumbres salvajes

COSTUMBRES SALVAJES   Hemos estado aquí amándonos por largo tiempo.   ¡Qué manía esta de quererte!   Qué costumbre tan salvaje de verte y no tocarte, de no exprimirte junto a mí.   Y qué manía esta de adorarte. Y


El portero

EL PORTERO A veces tu boca se disfraza de portero, viste azul o gris, guarda pistolas para ametrallarme si lo requiero, guarda ojos indormibles guarda besos, correas en la cintura para callarse. Su labio superior es una boina, su lengua


DILECCION GENUINA

DILECCIÓN GENUINA Por esas sombras que beben las piedras corren los olvidos inaudibles inauditos perfumes del reflejo de las ausencias sepultadas en la siembra de silencios… ¡ Oh, dilección genuina ! En la lejanía serena… Y los latidos en la