MALDITA INSPIRACION

amor, tristeza
 Poema al azar
Publicado por:
JORGE CAUSIL
Ver biografia completa

Por: Jorge E. Causil

Con esta pluma, te maldigo inspiración,

Por querer buscarte a ti, perdí mi corazón,

Me siento atado, entre cadenas de Andrómeda

Y mi cuerpo yace inerte, en una aurora boreal

 

Tú me diste un mundo de colores

Pero solo a blanco y negro, quieren cantar los tenores

Las flores no son flores, porque se marchitaron

Ancladas a la pena de un poeta envenenado

Solo plasmo en el papel, palabras de dolor

Porque en mi corazón, ya no hay poemas de amor

Tú te llevaste todo lo que habitaba en mí ser,

Sentimientos que se esfuman, como espuma del café

 

Maldita inspiración, te maldigo una y mil veces

Me has sanado pero  me has dejado cicatrices,

Ya no quiero ser verso, ahora quiero ser prosa

La ponzoña venenosa de la espina de una rosa

 

Fuiste mi única musa, cuando me encontraba solo,

El escudo protector que por fuera me forjó,

Pero de nada sirvió, porque soy un infeliz

Maldita inspiración aléjate de mí.

 

Ya no pienso en nada más que no sea en poesía,

Letanías vislumbrando horizontes en lejanía,

Maldita inspiración me atormentas día y noche

Solo soy un soñador pidiendo ser libre sin reproches.

 

MALDITA INSPIRACION
Se habla de:     

Enviar poema

Acerca del autor



JORGE CAUSIL
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 3
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


“Versos, Comparaciones y Emociones”

“VERSOS, COMPARACIONES Y EMOCIONES”   Ojos, Dos Gotas De Lluvia En Verano, Brazos, Formando Una Hoguera En Invierno, Besos, Brindandome Amor Tan Temprano, Celos, Capaces De Hacer Un Infierno ★★★★★★★★★★★ Labios, Dicen Que Soy Antagonista Manos, Soy Parte De Ese


MIS VACACIONES

SI ALGUIEN ME PREGUNTA COMO FUERON MIS VACACIONES SOLO LES DIRÉ QUE NO HUBO DIVERSIONES   YO QUIERÍA IR A LA PLAYA EN LOS OLAS JUGAR PERO ME QUEDÉ EN CASA VIENDO EL VENTILADOR GIRAR   YO QUERÍA SOL Y


CUANDO PONGO “TE QUIERO”

Cuando pongo “Te quiero”, no lo escondo entre líneas. Lo coloco al principio, al final y en el medio. No me voy por las ramas: que te quede muy claro. Lo repito en silencio como un eco infinito.   Cuando