POETA PERVERTIDO (poesía erótica)

amor, otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JORGE CAUSIL
Ver biografia completa

POR: Jorge E. Causil

 

Camino sonámbulo en la higuera de tu ombligo,

Pero más abajo es donde está el castigo,

Deambulo noctambulo en la hilera del destino,

Y si voy abajo quiero que sea contigo.

 

En el mausoleo de mis versos y mis párrafos,

No hay papel que aguante el peso de mi bolígrafo,

Tú eres el papel y mis besos son la tinta,

Que marcan tu piel, hasta que ya no resista.

 

Hoy no quiero ser poeta, quiero ser un pervertido,

Soñarte despierta y sin vestido,

Hoy quiero que sepas que tu iras conmigo,

Con piernas abiertas a mi nido.

 

Esquivo saetas de cupido,

Disfruta el momento es lo que pido

Percibo recetas de tu olvido

Tu mejor poema es tu gemido.

 

La lúgubre penumbra de tu sombra me atormenta,

Toque tu ventana y no estabas despierta,

El fúnebre destello del relámpago que nos iluminó

Haciendo el amor a pierna suelta.

 

Perdóname si estoy siendo grotesco,

Este es el amor que yo te ofrezco,

Y lo siento, pero mate a cupido con sus propias flechas,

Porque después del punto G pienso llegar hasta el Z.

POETA PERVERTIDO (poesía erótica)
Se habla de:             




Acerca del autor



JORGE CAUSIL
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 3
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


La poesia

LA POESIA   La poesía, como los amores y las obras, no es un parto sino una fecundación. La poesía inmarcesible, magnánima, servida en vasos de éxtasis, inextinguible. La poesía besada por el rocío que toca los jardines, gestada —de


La guerra se declara por temor

GUERRA POR TEMOR   La guerra se declara por temor, ¿Por temor a qué? Por temor a ser atacados, a que el otro se eleve hasta el cielo, a que el enemigo subsista. Autor: Joehan Romero La guerra se declara


SOBRIEDAD ESMERALDINA

SOBRIEDAD ESMERALDINA ((( Neosurrealista ))) Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ Hoy la memoria me ha vestido con el pálido recuerdo del olvido en los ojos de la noche bajo el techo en las manos del tiempo fallecido… Hoy que soy