POETA PERVERTIDO (poesía erótica)

amor, otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JORGE CAUSIL
Ver biografia completa

POR: Jorge E. Causil

 

Camino sonámbulo en la higuera de tu ombligo,

Pero más abajo es donde está el castigo,

Deambulo noctambulo en la hilera del destino,

Y si voy abajo quiero que sea contigo.

 

En el mausoleo de mis versos y mis párrafos,

No hay papel que aguante el peso de mi bolígrafo,

Tú eres el papel y mis besos son la tinta,

Que marcan tu piel, hasta que ya no resista.

 

Hoy no quiero ser poeta, quiero ser un pervertido,

Soñarte despierta y sin vestido,

Hoy quiero que sepas que tu iras conmigo,

Con piernas abiertas a mi nido.

 

Esquivo saetas de cupido,

Disfruta el momento es lo que pido

Percibo recetas de tu olvido

Tu mejor poema es tu gemido.

 

La lúgubre penumbra de tu sombra me atormenta,

Toque tu ventana y no estabas despierta,

El fúnebre destello del relámpago que nos iluminó

Haciendo el amor a pierna suelta.

 

Perdóname si estoy siendo grotesco,

Este es el amor que yo te ofrezco,

Y lo siento, pero mate a cupido con sus propias flechas,

Porque después del punto G pienso llegar hasta el Z.

POETA PERVERTIDO (poesía erótica)
Se habla de:             


Acerca del autor



JORGE CAUSIL
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 3
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Psicosis maniaca bipolar

Este es un ejemplo de Hipertexto, tal como se maneja dentro de la metapoesía. PSICOSIS MANÍACA BIPOLAR                                           ME GUSTA el blanco que te crece por las noches                                         EL NEGRO en cambio es prematuramente ácido    NI QUE


Te quiero niña

AHORA NIÑA, te quiero y rompes mi pauta, arrancas todas las flores de mi huerto y en él te plantas, en el centro. Oh, rosa sangrienta, huyes y mi cabeza es tu cárcel. Te pareces a un arco-iris de besos,


Autonecrologia

AUTONECROLOGIA Si pudieras abrirme el cráneo y sacarme los sesos para ver qué hay adentro, no hallarías nada. Ni siquiera una larva, ni siquiera un hombre muerto. Si pudiera inyectarte mi sangre, si pudiera triturarme los huesos y dártelos; no