Por la noche hay un sendero del río

amor, otros poemas, personas, reflexión y motivación
 Poema al azar
Publicado por:
David Pérez Pol
Ver biografia completa

Por la noche hay un sendero del río

que se entrega al tránsito silencioso de las nutrias.

El campanario tañe y así una y otra vez nos hechiza

con su vieja historia para darnos la seguridad de las piedras

y de los metales… de lo perenne.

El maderamen dormido o muerto

de los troncos caídos durante el día

viaja cautivo de su instinto y flota doucement ante nosotros

mientras el pequeño barco se mece varado lleno de risas

y de muchachos mágicos explorando

cada uno a su manera el sentido de la vida.

Entonces, cuando tú y yo nos amamos,

nuestros cuerpos se descomponen y adquieren un conocimiento

que no se puede condensar en palabras y mucho menos domesticar.

Es verdad lo que dicen, la felicidad es un suspiro

del que, aun a riesgo de perder la vida, no hay que derramar

una sola gota.

 

(del libro de poemas “Programa de mano“, David Pérez Pol)

Por la noche hay un sendero del río
Se habla de:                         

Enviar poema

Acerca del autor



David Pérez Pol
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 3
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Desmembrado como el humo

POEMA DE TRISTEZA DESMEMBRADO COMO EL HUMO, muerto, hecho lejía por el día inacabable, por la noche inacabable, dando pasos hacia la sombra y hacia el polvo, regándose en múltiples gritos invisibles, ausente sobre mis manos, pálida, irrevivible. Autor: Joehan


Un poema irreverente

DISCULPEME, PERO MIENTRAS USTED LEE ESTO Yo voy a darme Una vuelta por el sanitario.   Aunque usted no lo crea Uno sale de allí sin tanto estiércol, sonriente, Como Sintiéndose liviano. Entonces le entran a uno las ganas De


El fin de la guerra

VENIMOS A ENTERRARTE, venimos hacia ti, oh difunta, llenos de collares de los hombres que quedaron en el campo. Venimos con un pueblo de huesos al hombro, con una múltiple procesión de mejillas desbaratadas. ¡Confiésate ahora que el odio arde,