Aqui se queda todo

arte
 Poema al azar
Publicado por:
Poetas Online
Ver biografia completa

Aquí se queda todo

Aquí se quedan mis penas y alegrías,

aquí, todo se queda madre mía,

contigo las caricias  cuando tierna yo te daba,

y el calor materno, que en mi ,

con amor derramabas.

Aquí se queda todo,

en esta humilde morada,

la que espera sentir

mis pasos de retorno,

al entrar por la puerta

que siempre tiene abierta.

Aquí se quedan mis tristezas,

como aquellas cuando te fuiste

a la morada eterna,

y, yo angustiada de dolor profundo,

sin poder retener  más el llanto,

mis lágrimas me bañaban, sin encontrar

consuelo a tu ausencia.

Aquí se quedan todos los anhelos

para el mañana,

las ilusiones de la juventud efímera,

todos los afanes, gozos y ensueños ,

todo lo sucedido  en aquel tiempo,

todo se queda encerrado en el espacio.

Aquí se queda todo en esta santa tierra,

la que me vio nacer y en un instante

el destino trazó mi trayectoria.

Aquí se quedan las huellas de mis pasos

recorridos, en sus calles polvorientas.

Aquí, todo se queda madre mía

y me llevo tu amor y el recuerdo

para siempre, en mi corazón y en mi mente.

Teodora León Salmón  de Amiot  (Telsa)

 

Aqui se queda todo
Se habla de:

Enviar poema

Acerca del autor



Poetas Online
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1406
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Nos hacemos pajaros

El olor de tu cuerpo que realimenta mi alma como regulador de luz y da sentido a mis movimientos. El sonido de tu voz provocando la vibración de mi corazón esperas sentada mi compañía tal vez no es perfecto ante


Recuerdos fantasmas. (De “Un naufragio indefinido”)

Recuerdos fantasmas.   Te veo como se ve un paisaje hermoso desde una ventana sin poder salir de la casa. Solo escucho el eco de mis propias palabras, que aceleran… pero no llegan a ser validadas.   Tu voz no


Escala de grises.

Días fríos, húmedos y grises. Veo gotas caer por mi ventana, y fuera veo un mundo horrible. Las mascotas lloran por querer salir un rato y yo por miedo a tener que hacerlo. ¡Cuánta contrariedad en tan solo cuatro paredes!