Como una flor

arte
 Poema al azar
Publicado por:
Poetas Online
Ver biografia completa

Como una flor

 

 

Te pienso lejos como una flor,

allá, en ese jardín en primavera

y tu sonrisa se dibuja en las

nubes del cargado cielo, como

diciéndome que aunque lejos

de mi te encuentres,

en tu corazón  me llevas.

 

Perderte jamás hubiera pensado

y, ahora, en el firmamento quisiera

que aparezcas como una estrella.

La casa, desde que te fuiste

añora tu ausencia

y  guarda tu foto  y la de las rosas

y claveles que te esperan.

 

Una tarde nublada te dio la despedida,

en un domingo de invierno

que en mí  siempre  está  presente.

Los pétalos  de flores que a tu paso se regaron,

su perfume te brindaron

y tristes para siempre se quedaron,

cuando paso a paso, a tu nueva morada te llevaron.

 

El tiempo ha pasado, pero nada ha cambiado,

los recuerdos del ayer aún existen,

cuánto quisiera sentir tus caricias

como cuando yo era niña,

mas sólo  los rayos del sol

y la brisa del mar me acarician.

De repente, tu silueta en mi camino

me parece divisarla, mas me doy cuenta

que sólo es la ilusión del pensamiento.

Oh, mi linda Mamá! Siempre mi corazón guarda

todo el amor que por ti siento.

 

Teodora E. León Salmón [email protected]

22-2-2014

 

Como una flor
Se habla de:

Enviar poema

Acerca del autor



Poetas Online
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1406
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Saber queriendo

Saber que estas ahí y poder sentir saber que me hiciste volar saber que sin ti no soy nadie saber que sin ti ya no puedo vivir   sin saber te perdi, y sin saber te sigo perdiendo cada dia


El gorrion

Quien diría que el sol triste se escondía, quien diría que yo le preguntaría, cual es tu tristeza por que no tu normal alegría, y así fue su respuesta así de triste al terminar poco apoco ese día. alegre es


Inexistente. (De “Un naufragio indefinido”)

    Dejo a un lado el peso de la existencia, arrojo a un margen la responsabilidad de vivir, liberado no hallo contingencia y así puedo colgar mis límites, al fin.   Ya no soy culpable de existir ni nadie