Inexistente. (De “Un naufragio indefinido”)

arte
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

 

 

Dejo a un lado el peso de la existencia,

arrojo a un margen la responsabilidad de vivir,

liberado no hallo contingencia

y así puedo colgar mis límites, al fin.

 

Ya no soy culpable de existir ni nadie lo es por mí,

desato cuerdas que me ataron al ir,

porque en éste estado de letras

vuelco todo lo que me condiciona a seguir.

 

Dejo el equipaje, que otro se vaya de viaje,

merezco un descanso, cansado de existir;

dejo el equipaje lleno de esos absurdos condicionamientos,

ya es suficiente para mí.

 

Totalmente suelto, en la luz de la liberación trasciendo

y lanzo al vacío todo lo que fui,

sin necesidad de explicar lo que me duele,

sin necesidad de volver de lo ausente, sin más decir,

sin obligación de respirar ni deber del estar,

sin tener que ejercitar, sin tener que conseguir.

 

Dejo a un lado el peso de la existencia,

arrojo al abismo todo lo que pensé de mí,

ya no más esclavizado por el tiempo,

libre como una pausa de tanto ruido que adormecí

ya no más atrofiarme en las dudas de lo que seré,

liberado del peso de existir.

 

Poema de Osvaldo Huja

Integra el libro “Un Naufragio Indefinido”

Inexistente. (De “Un naufragio indefinido”)

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1414
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Poema para leer en los espejos

POEMAS PARA LEER EN LOS ESPEJOS I Me devuelvo. EM ED UV LE OV Mira como se balancea… Mira como se balancea… Aún no has parido la última rosa Aun no has escupido el último fuego Madre de los pétalos


El final de un vuelo

El final de un vuelo   Cuando el nido ya no da calor, cuando las plumas y la paja se las lleva el viento, el ave migratoria emprende largo vuelo, en busca de un lugar donde  tener abrigo.   Así


Escala de grises.

Días fríos, húmedos y grises. Veo gotas caer por mi ventana, y fuera veo un mundo horrible. Las mascotas lloran por querer salir un rato y yo por miedo a tener que hacerlo. ¡Cuánta contrariedad en tan solo cuatro paredes!