Al ferrocarril

cosas inanimadas
 Poema al azar
Publicado por:
NICOLÁS ALFREDO AVILA
Ver biografia completa

Fue por larga vida nuestro más entrañable cine, contemplar aquella magnífica saeta titánica surcando  ríos metálicos, transportando  las ilusiones de tantos y trayéndonos hasta hoy al recuerdo permanente de nosotros.

Un batir de pájaros se desprendía, el cautivante ruido emergía anunciando la hora del encuentro con el mundo. El sol rasgaba  pueriles espaldas mientras que las sombras de nuestras manos acompañaban  la máquina.Trémulo momento ya nacía entre efímeras miradas y vagones con historia.

Intensos cuerpos estáticos en armonía conjugados a personas de corazones activos, a niños expectantes con rostros de vacío, a jóvenes bostezos en busca de futuros, a madres serenas con ojos de desafío, a antiguas voces de sabios arrugados, era la vida uniéndolo todo, fue el tren haciéndonos uno.

Sentir hoy su diáfano vibrar, como si tuviera un corazón a punto de parir, sentir a la naturaleza acogiendo la fuerza del ferrocarril, como si éste se encarnara en ella, en sus profundos matices, en sus tierras trabajadas, en la tierna mirada del cielo aceptando su andar a cada trecho.

Debo confesar que “siempre nos acercarás el infinito”, magnífica saeta titánica, aún perduras trazando el destino de mi esencia.

 

Al ferrocarril


Acerca del autor



NICOLÁS ALFREDO AVILA
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 2
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Escala de grises.

Días fríos, húmedos y grises. Veo gotas caer por mi ventana, y fuera veo un mundo horrible. Las mascotas lloran por querer salir un rato y yo por miedo a tener que hacerlo. ¡Cuánta contrariedad en tan solo cuatro paredes!


Escala de grises.

Días fríos, húmedos y grises. Veo gotas caer por mi ventana, y fuera veo un mundo horrible. Las mascotas lloran por querer salir un rato y yo por miedo a tener que hacerlo. ¡Cuánta contrariedad en tan solo cuatro paredes!


AMBULANTOIDES

A.M.B.U.L.A.N.T.O.I.D.E.S. ___Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ Caminando por el eco del tiempo repentinamente las estatuas Del humo cobran vida ¡Queriendo atrapar el fuego! Sin poderlo alcanzar En el túnel de los siglos y los siglos… Siguen siguen, como si fueran