Río La Plata

familia, lugares, reflexión y motivación
 Poema al azar
Publicado por:
cayitarodriguez
Ver biografia completa

Mi casa era un bohío

dentro de mucha arboleda

Daba paso a la vereda

el caudal de ese gran río

Corría con libre albedrío

haciendo una gran pirueta

coqueteando y jugueteando con la mata de Higuereta

y la Garza en la orilla

con su blanca y gran mantilla

era la novia coqueta

 

Su novio con elegancia

su traje negro lucía

De lado a lado movía

su plumaje en abundancia

Sin demostrar arrogancia

era el Chango campesino

De La Plata era vecino

del destino vencedor

Todo era acogedor

en ese ambiente divino

 

Río La Plata, cuna de mi niñez

Tú me supiste cuidar

me enseñaste a amar

y a cultivar sencillez

A los años nueve y diez

pasábamos tu orilla

Muchas veces en cuclillas

por esa parte boscosa

empinada sin piedad, ondulada y peligrosa

aún así para mí eres la gran maravilla

 

De Cayey es tu raíz

y bajas como las balas

Cultivabas nuestras talas

de tabaco y de maíz

Productos de este país

que nos daban el sustento

que nos mantenían contentos

cuando llegaba la fecha

de recoger la cosecha

del maíz, nuestro alimento

 

Mi río, yo no te olvido

por tus frutos y tus cosas

No olvido la Pomarrosa

con su color tan florido

El pomo era más pulido

como de color perlado

Era un fruto delicado

con un sabor especial

Era algo natural

que La Plata nos ha dado

 

Con tu agua caudalosa

cristalina y ondulante

Pareces ser un gigante

de estatura esplendorosa

Yo me siento muy dichosa

con tenerte a ti gigante

Porque sigues adelante

llevando tu gran misión

Y con todo el corazón

te digo, gracias gigante

 

Candelaria Rodríguez Cintrón 2015

 

Río La Plata

Enviar poema

Acerca del autor



cayitarodriguez
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 12
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Escala de grises.

Días fríos, húmedos y grises. Veo gotas caer por mi ventana, y fuera veo un mundo horrible. Las mascotas lloran por querer salir un rato y yo por miedo a tener que hacerlo. ¡Cuánta contrariedad en tan solo cuatro paredes!


AL HACER EL MUNDO…

AL HACER EL MUNDO… Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ En el aroma azul de los recuerdos. El tiempo siembra sus latidos. El camino cosecha sus sandalias. El sol busca sus sombras. Lago del silencio. Nacimiento y sepultura. En el


Lago Ranco

Lago Ranco es un espejo, Los cerros pueden verse reflejados en la calma Que produce la ausencia de viento en este invierno. Era un día de esos que desean ser observados, Las aves cantan, el sol brilla, digno de un