*ABANICOS DEL OLVIDO* ANA MARÍA MANCEDA

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Ana MarIa Manceda
Ver biografia completa

*ABANICOS DEL OLVIDO* ANA MARÍA MANCEDA

 

 

 

   Noche y las sombras de las hojas de los árboles

   nocturnos. Abanicos fantasmas refrescando amores

   en  las puertas de los zaguanes. El aire del trópico, la música caribeña de la  radio se expande en los recuerdos. Día, feria,    olores de verduras y frutas. La humedad y el calor se    adhieren a la eterna piel de la juventud que iluminará                                                                                                                                                                             

   todas las primavera por venir. Risas. Puerto y tango.                      

   Melancolía. Sonido vibrante. Amores, locos amores.                                                                   

   Crepúsculo ¿Ocaso?  Qué importa!

 La noche me espera con las sombras de las hojas

   de los árboles nocturnos. Fantasmas. Hay un zaguán

   largo, muy largo, se oyen suspiros y un suave aliento. 

  Y cientos de abanicos deslumbrados, olvidando amores.                                                        

 

        

                           

                          

*ABANICOS DEL OLVIDO* ANA MARÍA MANCEDA
Se habla de:




Acerca del autor



Ana MarIa Manceda
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 6
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Lluvia de estrellas

SI, AMOR, ESTAN CAYENDO LOS METEORITOS; una piedra hecha llama ha caído en tu cabeza: Es el beso de los espacios; invasión de caricias electrizadas. Los pájaros de la noche te han traído entre su pico. Te pareces a un


AMOR AL ARTE

Deseo compartir todos los poemas que tengan que ver con la felicidad y con no dejar que muera la palabra…No puee haber algo màs lindo que plasmar el arte y que sentir…Pero para què sentir entonces si no se ha


Tus ojos

TUS OJOS Tus ojos son creaciones artísticas, son pinceladas del mar sobre tu rostro. Patria —te digo de nuevo—, Piaget o Montessori nunca fueron tan bellos, nunca educaron tan dulce, nunca fueron tan amados. Pero somos distantes. Si no estás