*ABANICOS DEL OLVIDO* ANA MARÍA MANCEDA

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Ana MarIa Manceda
Ver biografia completa

*ABANICOS DEL OLVIDO* ANA MARÍA MANCEDA

 

 

 

   Noche y las sombras de las hojas de los árboles

   nocturnos. Abanicos fantasmas refrescando amores

   en  las puertas de los zaguanes. El aire del trópico, la música caribeña de la  radio se expande en los recuerdos. Día, feria,    olores de verduras y frutas. La humedad y el calor se    adhieren a la eterna piel de la juventud que iluminará                                                                                                                                                                             

   todas las primavera por venir. Risas. Puerto y tango.                      

   Melancolía. Sonido vibrante. Amores, locos amores.                                                                   

   Crepúsculo ¿Ocaso?  Qué importa!

 La noche me espera con las sombras de las hojas

   de los árboles nocturnos. Fantasmas. Hay un zaguán

   largo, muy largo, se oyen suspiros y un suave aliento. 

  Y cientos de abanicos deslumbrados, olvidando amores.                                                        

 

        

                           

                          

*ABANICOS DEL OLVIDO* ANA MARÍA MANCEDA
Se habla de:


Acerca del autor



Ana MarIa Manceda
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 6
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Escritos con sangre

TE ESCRIBO CON SANGRE para que veas que aún estoy hecho de hombre, parar que me lleves fragmentado, como una pluma en la cabeza. Bebe hasta que amanezca y beses mis dedos cruzados por alfileres. Te escribo con sangre porque


Los que no tienen palabra

LOS QUE SE RETRACTAN A los que dicen que sí y luego se retractan les deseo que los escorpiones se les coman los dientes, que un sarampión les embosque los cabellos, que la sombra los abandone, que las lombrices se


Queda poco tiempo para este viaje

QUEDA POCO TIEMPO PARA ESTE VIAJE, amor mío, y los jardines se van desvaneciendo y nos aproximamos a la tierra de nuestra muerte; se diluye, se van desvaneciendo los días que vivimos juntos, nuestro viaje, las nubes sobre la que