*ABANICOS DEL OLVIDO* ANA MARÍA MANCEDA

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Ana MarIa Manceda
Ver biografia completa

*ABANICOS DEL OLVIDO* ANA MARÍA MANCEDA

 

 

 

   Noche y las sombras de las hojas de los árboles

   nocturnos. Abanicos fantasmas refrescando amores

   en  las puertas de los zaguanes. El aire del trópico, la música caribeña de la  radio se expande en los recuerdos. Día, feria,    olores de verduras y frutas. La humedad y el calor se    adhieren a la eterna piel de la juventud que iluminará                                                                                                                                                                             

   todas las primavera por venir. Risas. Puerto y tango.                      

   Melancolía. Sonido vibrante. Amores, locos amores.                                                                   

   Crepúsculo ¿Ocaso?  Qué importa!

 La noche me espera con las sombras de las hojas

   de los árboles nocturnos. Fantasmas. Hay un zaguán

   largo, muy largo, se oyen suspiros y un suave aliento. 

  Y cientos de abanicos deslumbrados, olvidando amores.                                                        

 

        

                           

                          

*ABANICOS DEL OLVIDO* ANA MARÍA MANCEDA
Se habla de:

Enviar poema

Acerca del autor



Ana MarIa Manceda
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 5
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Asi te amo, enterrada entre mis brazos

ASI TE AMO: enterrada entre mis brazos. Aquí las águilas nacen de tu boca y te aman.   Abandonados como la espuma, tú eres una burbuja. De ella emigran los días grises, hacia ti crecen las aves de la luz


Poema sobre el tiempo

EL TIEMPO ES INMOVIL, nosotros recorremos las horas inmóviles buscando puentes que son arcos, tendidos al éter, a la púrpura de un cuerpo; las horas inmóviles nos ven pasar por su dorso etéreo; te consumes, no consumes el tiempo, ni


Te persigo

VIGILANTE SECRETO DE TUS SUEÑOS, oteador ignoto de la sangre, espía furtivo de tus noches, te persigo por toda la soledad errante de tu cuerpo, nada es tan vivo como tu vientre dormido. Te persigo. Cuidador ignorado de tu cielo,