*ABANICOS DEL OLVIDO* ANA MARÍA MANCEDA

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Ana MarIa Manceda
Ver biografia completa

*ABANICOS DEL OLVIDO* ANA MARÍA MANCEDA

 

 

 

   Noche y las sombras de las hojas de los árboles

   nocturnos. Abanicos fantasmas refrescando amores

   en  las puertas de los zaguanes. El aire del trópico, la música caribeña de la  radio se expande en los recuerdos. Día, feria,    olores de verduras y frutas. La humedad y el calor se    adhieren a la eterna piel de la juventud que iluminará                                                                                                                                                                             

   todas las primavera por venir. Risas. Puerto y tango.                      

   Melancolía. Sonido vibrante. Amores, locos amores.                                                                   

   Crepúsculo ¿Ocaso?  Qué importa!

 La noche me espera con las sombras de las hojas

   de los árboles nocturnos. Fantasmas. Hay un zaguán

   largo, muy largo, se oyen suspiros y un suave aliento. 

  Y cientos de abanicos deslumbrados, olvidando amores.                                                        

 

        

                           

                          

*ABANICOS DEL OLVIDO* ANA MARÍA MANCEDA
Se habla de:

Enviar poema

Acerca del autor



Ana MarIa Manceda
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 4
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Ironia

IRONIA “Si están seguros que torturando hombres y pueblos lograrán mellar el mal, sería mejor que los fusilaran”   I   El número de muertos no ha estado en proporción a la guerra; ahí cadáveres por los campos con flores


Dedo marcando el camino

ERES UN DEDO MARCANDO EL CAMINO y no adviertes que hasta una madera puede hacer lo mismo. No has sido ni siquiera lo suficientemente espantapájaros, ni siquiera lo suficientemente carbón, sábana deshecha. ¿Crees acaso que tu lengua es un profuso


El juramento gnostico

Esto es sólo un poema, no alude a la forma literal de los ritos gnósticos. JURAMENTO Y CONJURO “He dicho que sé poco, pero lo que sé se lo debo a una mujer hundida en el mar” Por una mujer