ABANICOS DEL OLVIDO

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

*ABANICOS DEL OLVIDO* ANA MARÍA MANCEDA

 

   Noche y las sombras de las hojas de los árboles

   nocturnos. Abanicos fantasmas refrescando amores

   en  las puertas de los zaguanes.

   El aire del trópico, la música caribeña  de la

   radio se expande en los recuerdos. Día, feria,

   olores de verduras y frutas. La humedad y el calor se         

   adhieren a la eterna piel de la juventud que iluminará                                                                                                                                                                             

   todas las primavera por venir. Risas. Puerto y tango.                      

   Melancolía. Sonido vibrante. Amores, locos amores.                                                                   

   Crepúsculo ¿Ocaso?  Qué importa!

 La noche me espera con las sombras de las hojas

   de los árboles nocturnos. Fantasmas. Hay un zaguán

   largo, muy largo, se oyen suspiros y un suave aliento. 

  Y cientos de abanicos deslumbrados, olvidando amores.                                                        

 

        

                           

                          

ABANICOS DEL OLVIDO
Se habla de:     




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


La despedida del profeta

LA DESPEDIDA   I   Ay, si yo pudiera esta noche despedirme con un canto único; si tú pudieras abrir la página y cenar conmigo; si mi poema pudiera ser un pan y despedazarlo para darle a cada uno un


Sueño con una sociedad

SUEÑO CON UNA SOCIEDAD en que la verdad esté escrita en la frente de cada humano, en un espacio en que el sexo sea algo común y que no escandalice, el sexo que hace nacer ángeles. Sueño con esa sociedad


Fugacidad

FUGACIDAD Palpo con mis angustiados dedos esta piedra fugitiva. La palpo sin tocarla y la acaricio aunque esté distante. No retoña, no amamanta pájaros de sombra. Quizás a veces se convierte en agua esta piedra invisible, y lívida y distante.