ABANICOS DEL OLVIDO

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

*ABANICOS DEL OLVIDO* ANA MARÍA MANCEDA

 

   Noche y las sombras de las hojas de los árboles

   nocturnos. Abanicos fantasmas refrescando amores

   en  las puertas de los zaguanes.

   El aire del trópico, la música caribeña  de la

   radio se expande en los recuerdos. Día, feria,

   olores de verduras y frutas. La humedad y el calor se         

   adhieren a la eterna piel de la juventud que iluminará                                                                                                                                                                             

   todas las primavera por venir. Risas. Puerto y tango.                      

   Melancolía. Sonido vibrante. Amores, locos amores.                                                                   

   Crepúsculo ¿Ocaso?  Qué importa!

 La noche me espera con las sombras de las hojas

   de los árboles nocturnos. Fantasmas. Hay un zaguán

   largo, muy largo, se oyen suspiros y un suave aliento. 

  Y cientos de abanicos deslumbrados, olvidando amores.                                                        

 

        

                           

                          

ABANICOS DEL OLVIDO
Se habla de:     


Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1415
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Hoguera de manzanas

HOGUERA DE MANZANAS Me crece una hoguera de manzanas, me creces tú, pálida, ignorada, hecha lejía por el día inacabable, hambrienta durante las muchas noches perpetuas, tatuada sobre la frente y el horizonte, crecida hacia dentro y hacia los territorios


He estado mirandote

HE ESTADO MIRANDOTE POR LARGO TIEMPO. ¿Te habían dicho que tu sonrisa es más hermosa cuando estás dormida? ¿Y que le das sabor a las cosas cotidianas? Como perdida entre asteroides, como suspendida entre mis ojos, te amo con sólo


Hierosgamos

AMOR DICHO “Y si te vienes nos haremos juntos culebra, y luego que nos lleve el águila en su pico” Veo pueblos, raza de cóndores; hombres ausentes y lejanos; en la punta más alta de los olvidos, ecos, ruidos, voces,