Acariciar el bello de los brazos

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

ME GUSTA ACARICIAR EL BELLO DE TUS BRAZOS.

Y es hermoso el color a tomates de tu boca.

 

Me muero también por tu dulce aliento

Cuando relinchas;

Me muero por tu andar de cabras

Trasquiladas por el aire.

 

Eres la más andina, rosa rosa,

Y me gustan tus altos y delgados perniles.

 

Me gusta también cuando me miras con ojos interminables,

O cuando abres la boca para mostrarme las muelas.

 

Como las arañas, dejas tras de ti una estela blanca,

Un batallón que es un desfile de ojos desmayándose.

 

Como las yeguas melenudas,

Eres hermosa si corres y te abandonas al aire.

Y como los ojos que se pudren,

Es hermoso si te quedas sin ver la nada

Y despiertas a otro sueño.

 

Eres la más volcánica

Y me gusta la suavidad de tus ubres

Y de toda tu piel de mandarina.

 

Mujer, rosa mujer hambrienta que caza golondrinas

Estranguladas por el viento

 

Me gustan tus pies más que las potrancas.

Y me gusta cuando estornudas

Porque es como una lluvia sobre mi cuerpo.

 

Es hermosa la torre de tus pechos,

Tu lengua es una mermelada;

Y me gustan tus callos porque son como un escudo,

Tu denso sabor a campanas.

Acariciar el bello de los brazos

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1414
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


TRAS EL CRISTAL

  Veo mis ojos llorar tras del cristal y un tren que se va llevándose… la alegría de mis tarde de invierno. Mientras más se aleja el tren- la soledad…¡a quien yo no quería! se vuelve mi mejor amiga. y


La resurreccion del amor

RESURRECCION   I   Así como un viento eleva las cenizas, así mi alma se levanta y se llena de lirios y manzanas hasta descubrir tu cuerpo; explorador de las islas del amor donde podemos transcurrir juntos sin tiempo, navegando


Lecciones para un hijo (poema)

SEMILLAS SIN TIERRA Hijo, tú no eres una semilla sin tierra, pero tampoco eres el viento que se agita en los árboles. Eres el eco de mi grito y tienes mi mano, mi pecho, mis átomos diluidos. Espera a que