Alegoría Fantasmal

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JoelFortunato
Ver biografia completa

ALEGORIA FANTASMAL
Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Porque los fantasmas temen estar muertos
en la sombra a fuego lento
y andar a tientas, y caerse
sospechando estar vivos
en el crepúsculo que insaciable flota
con la súbita mudanza de las calles
tan raramente muertas entre lo sonoro
a decenas, a millares, siento a cientos…

Incontables las distancias apodícticas
con la imperturbabilidad aturdidora
del dislate en profusión insolente
haciendo del retruécano pomposo arte
y de la insipidez la discrepancia
¡ Del amorfo indisponerse !
Arriscado y denodado entrecortado mascullar
imbatible simulacro del misántropo curioso…

En los clavos enfurecidos del insensible ruego
sin ardor, sin entrañas, sin esperanzas
En los guijarros arándola vehemente
con lejanía, con envidia, con amargura
En los vicios inviolados suplicantes
más recónditos, más ebrios, más puros
En los ritmos rotundos extintos
menos felinos, menos viles, menos tenues…

Los mismos
Espectros
Se imaginan
Falibles
¡Entre premiosidad y facundia!
¡ Y de farruco a figurante !
Alabarda, aljibe, albergue, adverso, afán, adulterado
¡ Símbolo y parábola, y representación, y signo de mil irrealidades !

Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Alegoría Fantasmal
Se habla de:                 

Enviar poema

Acerca del autor



JoelFortunato
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 62
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


brotes de amor

Se acabaron esos tiempos de paz en mi alma buena, ahora mi corazón bombea como los estallidos de una guerra mi pecho se perfora con este sentimiento y mi cuerpo cae en derrota bajo la claridad de este sueño me


El elogio

EL ELOGIO   ¿A quién le sirve el elogio? ¿A quién y en qué medida? Eso no te llenará de panes en la mesa, ni pondrá una sonrisa pura en la cara, ni hará que tus hijos crezcan vigorosos y


Mi reto es el de sobrevivir

MI RETO ES EL DE SOBREVIVIR, el de conocer a la que amo y cavar un hueco y cubrirlo de pajas, de empollar ahí al hijo. Mi angustia es el pan, la lluvia que derrite los ojos, los cadáveres que