Alegoría Fantasmal

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JoelFortunato
Ver biografia completa

ALEGORIA FANTASMAL
Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Porque los fantasmas temen estar muertos
en la sombra a fuego lento
y andar a tientas, y caerse
sospechando estar vivos
en el crepúsculo que insaciable flota
con la súbita mudanza de las calles
tan raramente muertas entre lo sonoro
a decenas, a millares, siento a cientos…

Incontables las distancias apodícticas
con la imperturbabilidad aturdidora
del dislate en profusión insolente
haciendo del retruécano pomposo arte
y de la insipidez la discrepancia
¡ Del amorfo indisponerse !
Arriscado y denodado entrecortado mascullar
imbatible simulacro del misántropo curioso…

En los clavos enfurecidos del insensible ruego
sin ardor, sin entrañas, sin esperanzas
En los guijarros arándola vehemente
con lejanía, con envidia, con amargura
En los vicios inviolados suplicantes
más recónditos, más ebrios, más puros
En los ritmos rotundos extintos
menos felinos, menos viles, menos tenues…

Los mismos
Espectros
Se imaginan
Falibles
¡Entre premiosidad y facundia!
¡ Y de farruco a figurante !
Alabarda, aljibe, albergue, adverso, afán, adulterado
¡ Símbolo y parábola, y representación, y signo de mil irrealidades !

Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Alegoría Fantasmal
Se habla de:                 

Enviar poema

Acerca del autor



JoelFortunato
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 62
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Pequeños recovecos

PEQUEÑOS RECOVECOS A veces no nos queda más que hacer pequeños recovecos en un camino ya poco revocable. Pequeños recovecos


Tus labios

LABIOS ROSADOS COMO UNA OSTRA, labios que se abren como una flor de carne al toque del cuerpo, labios rojos que se hinchan y que segregan toda suerte de aceites aromáticos, dulces labios en que mis dedos han quedado como


No puede morirse

NO PUEDE MORIRSE ni en cuevas de cilíndrico enojo, con nuestros pies alcanzados por flechas dolorosas, no puede morirse, debemos detenerla, hasta las llagas, hasta el tímpano, hasta llorar por las nalgas, no puede morirse, ni enterrada, ni con sábanas