Alegoría Fantasmal

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JoelFortunato
Ver biografia completa

ALEGORIA FANTASMAL
Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Porque los fantasmas temen estar muertos
en la sombra a fuego lento
y andar a tientas, y caerse
sospechando estar vivos
en el crepúsculo que insaciable flota
con la súbita mudanza de las calles
tan raramente muertas entre lo sonoro
a decenas, a millares, siento a cientos…

Incontables las distancias apodícticas
con la imperturbabilidad aturdidora
del dislate en profusión insolente
haciendo del retruécano pomposo arte
y de la insipidez la discrepancia
¡ Del amorfo indisponerse !
Arriscado y denodado entrecortado mascullar
imbatible simulacro del misántropo curioso…

En los clavos enfurecidos del insensible ruego
sin ardor, sin entrañas, sin esperanzas
En los guijarros arándola vehemente
con lejanía, con envidia, con amargura
En los vicios inviolados suplicantes
más recónditos, más ebrios, más puros
En los ritmos rotundos extintos
menos felinos, menos viles, menos tenues…

Los mismos
Espectros
Se imaginan
Falibles
¡Entre premiosidad y facundia!
¡ Y de farruco a figurante !
Alabarda, aljibe, albergue, adverso, afán, adulterado
¡ Símbolo y parábola, y representación, y signo de mil irrealidades !

Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Alegoría Fantasmal
Se habla de:                 

Enviar poema

Acerca del autor



JoelFortunato
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 68
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Palindromo A solaz la aso

A SOLAZ LA ASO. AL SAM ALLÁ, MÁS LA OSA ALZA LOSA (Palíndromo) A solaz la aso. Al Sam allá, más la osa alza losa Era hoy o ayer, o sea eso: RE. Ya oyó: haré A solaz la aso.


Contigo me basta

CONTIGO ME BASTA, me basta con tus manos, me basta con tus ojos para no necesitar la luz del mundo. Amo tu piel blanca y tus ojos claros, amo tus formas dulces y tu cabellera oscura. Me basta con tu


Es tarde para el amor

TARDE   Sé que ya es tarde, que ya ni siquiera la furia logra poseerte, arrancarte, llevarte tan lejos de ti misma que pueda tocarte.   Tarde para inventar los llantos y las risas, para recorrer de nuevo tu espalda,