Algo sobre el misterio

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

ALGO SOBRE EL GRAN MISTERIO

“Misterio es un cielo azul y despejado;
misterio es un remolino de espuma”

Sobre estas rocas también se esconde el misterio.
Y en los árboles con la savia ascendente.
Y en el holocausto ofrecido al fuego
cuyo humo ondea y se eleva.
En el circuito cerrado del mar y los ríos,
en la alquimia de los metales pesados,
en la misma serpiente que se desliza de la copa del árbol para tentarte…
¡Ah! En dos seres que se desnudan y saben amarse.
Sobre estas rocas —que son tus rocas y las mías—
un mar aparece, y una virgen hundida en él.
Y también las luchas en que mil batallones decaen
y sólo una antorcha queda invicta.
—Hay fuego líquido en ti: incinérate y renace—.
Entonces en muchos corazones vivirán
estas palabras ,
y muchos corazones estarán unidos en la mudez de sus certezas.
Tus brazos, tus pies y tu cabeza, hacen una estrella.
Y un sol resplandece en la conjunción de cuatro brazos;
ahí, amadísimo,
compañero de mis altas torturas y de los siglos,
yacen los vientos mudos.
Calla.
Deja que abiertamente exploten
las tempestades que hay en tu aire.

Algo sobre el misterio


Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1419
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Si tu no me ayudas en la obra

SI TU NO ME AYUDAS EN LA OBRA entonces seré una piedra sin fuego, seré un buque abandonado a la deriva, un furioso y triste mar en sus islas sumergido. Si tú no me ayudas en la obra seré triste


En lo secreto

EN LO SECRETO, silencioso desplomarse, en la cantera, el agua amarilla, es frío, el sonido, como de hacha en el palo, como de helicóptero buscando difuntos. Estoy al frente de un lago, refleja montañas, tractomulas, tu mano subiendo por un


ALGO SOBRE LOS HIJOS

ALGO SOBRE LOS HIJOS   Deben saber que ustedes no son la madre ni el padre de aquel a quien llaman hijo; ustedes sólo han sido el ducto, el bello intermediario entre el viento y la niebla. ¿Acaso le llama