Algo sobre el misterio

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

ALGO SOBRE EL GRAN MISTERIO

“Misterio es un cielo azul y despejado;
misterio es un remolino de espuma”

Sobre estas rocas también se esconde el misterio.
Y en los árboles con la savia ascendente.
Y en el holocausto ofrecido al fuego
cuyo humo ondea y se eleva.
En el circuito cerrado del mar y los ríos,
en la alquimia de los metales pesados,
en la misma serpiente que se desliza de la copa del árbol para tentarte…
¡Ah! En dos seres que se desnudan y saben amarse.
Sobre estas rocas —que son tus rocas y las mías—
un mar aparece, y una virgen hundida en él.
Y también las luchas en que mil batallones decaen
y sólo una antorcha queda invicta.
—Hay fuego líquido en ti: incinérate y renace—.
Entonces en muchos corazones vivirán
estas palabras ,
y muchos corazones estarán unidos en la mudez de sus certezas.
Tus brazos, tus pies y tu cabeza, hacen una estrella.
Y un sol resplandece en la conjunción de cuatro brazos;
ahí, amadísimo,
compañero de mis altas torturas y de los siglos,
yacen los vientos mudos.
Calla.
Deja que abiertamente exploten
las tempestades que hay en tu aire.

Algo sobre el misterio

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1414
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Algo sobre los momentos dificiles

MOMENTOS DIFICILES “No he vivido y me siento cual león abatido; No he ido a la batalla y siento que he perdido la guerra” Madre, creadora de los mundos, por ti se asciende a la ciudad victoriosa, por ti resuenan


El dia en que quiera a una mujer

EL DIA EN QUE QUIERA A UNA MUJER no sé que voy a hacer. Llevo el amor contenido, o tal vez es mera ilusión, invención del aire. Nunca se sabe querer, no quiero ni la madre inmóvil, la caverna vacía,


Lloraremos un dia amigo

LLORAREMOS UN DIA, amigo, lloraremos sobre esas libélulas cercenadas que hemos construido; tierras agitadas y nuestras con que jugábamos a pintarnos los ojos, raipines inciertos que nos llevaban envueltos en sus patas azules. Durará nuestro llanto un día, amigo, y