Algo sobre el saber rendirse

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

ALGO SOBRE EL SABER RENDIRSE

 

“No es el violín, sino la nota que se desprendió;

no es el hombre que vivió, sino la vida”

 

Dices que la errante estrella se equivocó

y va ciega,

movida al azar de los vientos:

Es el sonido del universo que palpita,

o es el sonido del corazón que se expande.

 

De la semilla seca se levantó tu jardín;

pero ese mismo jardín era a veces algo antropófago

y solitario.

 

Cabalga tú a ninguna parte,

al lugar donde se esfuman las fuerzas

y quedas sola, ante la misma honda pena;

al lugar donde hay gritos hechos con tu sangre

y mi sangre.

 

Vuela tú por continentes ignotos

y enfadados mares y, sin ver nada, sobrecógete

ante un dolor que endulza tu carne.

Se tropezó para aprender a caminar

y era necesario.

La piedra adornó el pie.

 

Los continentes a nosotros han venido,

desnudos,

suaves,

y ni siquiera el erotismo ha pasado,

ni siquiera una ola se ha estrellado en la cabeza.

 

Las tinieblas han estado albergadas en nuestro ojo,

en vano buscamos afuera sin hallarlas.

 

Y el amor ha agonizado en la roca

inundado de saliva inútil.

Algo sobre el saber rendirse




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Poema de amor imposible

POEMA DE AMOR IMPOSIBLE El universo es tuyo porque cabe en tu mirada, porque tus ojos son grandes y bellos como la niebla; porque tus párpados arrastran mundos, porque el cielo es tu sonrisa y sus manos agitadas.   Eres


He de escribir aun sobre este laberinto

HE DE ESCRIBIR AUN SOBRE ESTE LABERINTO; sí, un poco más; en unas cuantas semanas debe quedar sellada esta locura humana; en unas cuantas semanas la palabra que no se dijo debe quedar así, intacta, dicha sólo con la voz


Te quiero levemente

TE QUIERO LEVEMENTE, como te puede querer otro hombre de esos que, allá afuera, te buscan. Pero yo no quiero quererte con ese querer bestial, ni quiero que me quieras a esas maneras tristes; ahora no, amor, debemos seguir suspirándonos