ALGO SOBRE LA MALDAD Y LA VIRTUD

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

ALGO SOBRE LA MALDAD Y LA VIRTUD

 

En lo bueno hay mucho de malo

y en lo malo hay mucho de bueno;

en todo caso las aguas,

ya estrelladas en la roca,

ya mudas y quietas,

marchan hacia su propio crepúsculo.

 

Bueno es todo lo que está en su sitio.

Malo es todo lo que está fuera de su sitio.

 

Bueno es todo aquello que es útil.

Malo es todo aquello que es inútil.

 

Tú no necesitas hallar virtudes, ya las tienes;

lo que necesitas es quitar las oscuridades

que opacan tu virtud.

Entonces ese sol que hay en ti,

libre de nubes y de brumas, alumbrará tu tierra.

 

Y si horadas oscuridades y negruras hallarás

/el diamante:

No ese que el hombre hace, no esas piedras falsas.

Dentro de ti, pueblos en ruinas, descollan

tronos preciosos,

princesas de tu país que esperan ser despertadas.

 

La luz fue desde el comienzo pero requirió de sombras.

 

El fuego cuando se aviva, aún de lo más amado,

recrea un doble sombrío,

una flor sombría.

Las sombras nacieron por el fuego

y por el fuego deberán morir.

Tú eres Templo de una luz inconmovible.

No hacen falta más aromas.

ALGO SOBRE LA MALDAD Y LA VIRTUD

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1406
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Niña del amor

YO TE AME ESTAS TARDES niña del amor de hielo, yo te amé estas tardes. Pero tú no supiste entender mi voz cargada de árboles y de viento. Y yo tampoco supe entender tu boca, tu música anidada en mis


La quinta sinfonia de Beethoven (poema)

QUINTO SILENCIO Shshshsh… silencio, ¿oís algo? ¿Oís un cuerpo desmembrado del que no emana sangre sino espuma? Shshshsh… oigo su música, ¿y tú? ¿Oyes algo? ¿Puedes acaso oír tu furia y tu ternura? La quinta sinfonia de Beethoven (poema)


Poema para Pablo Neruda

TE LLAMO PABLO Si este crepúsculo se desbaratara quedarías con flores en la boca, flores derrumbadas, inaccesibles costras de lamento a que viaja la noche coronada de lebreles, o como un continente de niebla en la cabeza y tu voz