ALGO SOBRE LA MALDAD Y LA VIRTUD

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

ALGO SOBRE LA MALDAD Y LA VIRTUD

 

En lo bueno hay mucho de malo

y en lo malo hay mucho de bueno;

en todo caso las aguas,

ya estrelladas en la roca,

ya mudas y quietas,

marchan hacia su propio crepúsculo.

 

Bueno es todo lo que está en su sitio.

Malo es todo lo que está fuera de su sitio.

 

Bueno es todo aquello que es útil.

Malo es todo aquello que es inútil.

 

Tú no necesitas hallar virtudes, ya las tienes;

lo que necesitas es quitar las oscuridades

que opacan tu virtud.

Entonces ese sol que hay en ti,

libre de nubes y de brumas, alumbrará tu tierra.

 

Y si horadas oscuridades y negruras hallarás

/el diamante:

No ese que el hombre hace, no esas piedras falsas.

Dentro de ti, pueblos en ruinas, descollan

tronos preciosos,

princesas de tu país que esperan ser despertadas.

 

La luz fue desde el comienzo pero requirió de sombras.

 

El fuego cuando se aviva, aún de lo más amado,

recrea un doble sombrío,

una flor sombría.

Las sombras nacieron por el fuego

y por el fuego deberán morir.

Tú eres Templo de una luz inconmovible.

No hacen falta más aromas.

ALGO SOBRE LA MALDAD Y LA VIRTUD


Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1415
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Poema triste de navidad

FELIZ DIA DE NAVIDAD, feliz día de niños hambrientos, y de niños muertos en los brazos de su madre que no sabe a donde marcha y, sin embargo, marcha; cuerpo frágil, la mirada confusa del que bate las manos, esas


Eres como una rosa

ERES COMO UNA ROSA abandonada en un desierto, como el viento, como el mar, como un lago sereno que refleja la montaña, el errar sudoroso de los granjeros, sus costumbres, sus hachas. Eres como el viento porque todo lo penetras,


El podador

EL PODADOR va donde crecen las zarzas y arranca con sus diente la espina, allí donde el cieno inunda todo, crecen los cartuchos y los berros. No te afanes, toda sangre tiene un límite; allí donde se pudre el becerro