Algo sobre la partida

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

CANTO DE LA PARTIDA BREVE

 

Te fuiste esta mañana,

azul tu cuerpo como las islas,

temblabas,

como aniquilada de pies parecías no moverte,

acampada bajo mis ojos,

torbellino que era espuma,

el llano te alejaba,

ardua peña solariega,

en un segundo te amé como por años,

te soltaste el cabello

/y era un grito rubio

Te encendiste desatada

Cabalgaste por millas

En mi boca azotada.

Ahora te marchas.

Y arden en el poniente las yerbas y los pinos

Hay soledades y borrascas

Hay nostalgia de cebolla en las pupilas

Le nacen pulpos a mi boca,

sus brazos no quieren que te desprendas

Ahora

Creces en mi frente como viejas quebradas

Crece tu nido vacío

En la cueva o en el bosque

Te marchas, pero yo sé que estás amarrada

Anclada a las alas del destino

Como piedra al agua,

telúricos pechos que se zambullían

Por la costa perenne de unos brazos,

tu resurrección y tu despeñarse.

Te fuiste esta mañana,

el viento desbarataba tus cabellos,

ponía cocodrilos en mis ojos

Eras mía

Aún no te ibas y ya te esperaba

Sabía que ibas a volver,

que tenías que volver

La balaca en tu cabeza

/parecía un palomo derretido

 

Y parecías de quince años

 

al verte de espaldas

Te fuiste por un corredor de plumas

 

Imaginaba que te perdía,

que realmente te perdía

Pero era más grande el amor que la queja

Sabía que tenías que volver

a más tardar el otro día,

abadesa de mi soledad desgargantada

Te fuiste esta mañana,

llevabas codornices en la boca,

plumas en la espalda

Azul como una niña

Yo no iba contigo

Iba el “no te tardes”

sufragio de mi hora anacoreta

Tú no te habías ido

y ya te esperaba.

 

Autor: Joehan Romero

Algo sobre la partida

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1394
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


INSOMNIO

El sonido del silencio aun retumba en mis oídos!!! ávido y cruel siempre fuiste tu oh maravillosa obscuridad de la noche que pesa sobre mi y no logro dormir. INSOMNIO


La sangre de los que murieron

MIRA LA SANGRE DE LOS QUE MURIERON, ¡mírala! Ahí están, amontonados por las calles, mordidos por las moscas, ahorcados de silencio. Mira su sangre de la que salen cóndores, guerreros del cielo, hombres indemnes de su patria. Míralos en sus


Muriendome sin ti

HE AQUI QUE ESTOY SOLO, muriéndome, vida, muriéndome, tú lo sabes. He aquí que estoy visitando hospicios, manicomios, envenenándome con el recuerdo de las tardes, vida, muriéndome, sí, ya lo sabes. Ven, recoge mis cenizas, llévate los besos invisibles que