Algo sobre las acusaciones

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

ACUSO

 

Acuso el famélico trote del hombre por el hombre,

La sal quemada en el endógeno insulto de la carne,

Acuso el terrible leviatán que,

Como en pozos sosegados,

Arroja sus bramidos

y en su cola de cobre muere la equidad de los pueblos,

acuso la hernia de los ojos

y los vejados botines en que la infamia introduce sus muslos,

y los sexos abiertos en cada esquina,

las vaginas atravesadas por vigas mortuorias

que descascaran la piel y marchitan los testículos,

acuso los papeles enmohecidos con que se compran la dignidad

y la risa

—esa risa en que los dientes salen volando como cohetes—,

acuso los estados que encalan las vigas putrefactas,

que levantan sus casas sobre arenas atroces,

acuso al que se roba el pan del hambriento,

el huracán de la mente que cruza en las manos

de los que se creen dioses,

pedestal pútrido de alfileres y de la rosa masculina,

acuso al que regala látigos de fiebre

y se pega al muro como niño que tira la pedrada,

acuso los zapatos ovíparos

que se postran en la pulsación del pie ampollado,

acuso a los santurrones que prestan el hacha al asesino,

acuso la virtud del cuervo que señala la muerte

en chozas paupérrimas en que el humo brota como un veneno,

acuso los que bendicen los violadores del cutis,

acuso el patriotismo

y digo que es mejor vivir con una espada atravesada

/en la ingle,

acuso al ángel que no abrió la aldaba para proteger al desprotegido,

acuso al miserable que cerró la puerta con candados irrompibles,

la sangre que rodó por la cara de un niño,

acuso los ínclitos temblores que pasan devastando los tugurios

como si se tratara de inocuos racimos de uva

a los que es perentorio pisotear,

acuso

los cartuchos del pantano

y su residencia en un castillo de cenizas,

acuso el piélago por hospitalario y áspero,

la propia epidemia hacia dentro que devasta corazones,

acuso al propio hombre y los gusanos que le nacen por la boca,

acuso las clínicas de la risa y los sanatorios del hambre

que como manicomios

pretenden suplir el bienestar del pueblo

por ruidos y orquestas funerales que ese mismo pueblo ama,

acuso al pueblo y al que se viste de traje y sangre soberbia,

acuso las lombrices que hay detrás de la oreja

y el trigo purulento que se cría en los suburbios,

acuso al dios inacusable por su serenidad espantosa,

el canibalismo que hay en una mano

y los negros capitanes que llenan de escombros el nido coccígeo,

acuso a los marineros que se ahogan en un mar de incomprensión

y de sangre,

acuso la mirla y la piedra,

la ciudad acorralada,

acuso todo y nada,

las larvas que moran la médula de los oscuros hermanos,

acuso mi propia larva de ladrillo y del letal veneno.

Autor: Joehan Romero

Algo sobre las acusaciones

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1394
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Bella… mi bella

BELLA Bella, mi bella, no te caben las pupilas en las cejas, no te caben los dientes en la boca. Bella, mi bella, no te caben los pezones en el pecho, no te caben las orejas en la cabeza. Por


La muerte del amor

MUERE, MUERE, MUERE. El día se levanta como una espada asesina. Deshecha te diluyes y desapareces. Ya no está el mar en tus ojos y tu cuerpo se ha llenado de tierra. Sólo desapareces, mansamente, imperceptiblemente, sólo desapareces. ¿Quién eres?


Ibamos por la selva

IBAMOS POR LA SELVA Íbamos por la selva tupida íbamos de camisa y de miradas con los ojos quietos en la mitad del aire antes de que no sitiaran los aceros y nos internaran hacia otra humedad más virgen Íbamos