Cantos dispersos

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

CANTOS DISPERSOS

 

I

 

Lenta noche

trae sonidos de selva gris

trae ríos enredados en su vuelo funeral

se parece a tus ojos hechos de betún y petróleo

se parece a tus cejas

 

Tus formas de estrellan en la sombra

y una mirada mía devuelve a traspasar

/de cuerpo entero

tu sangre frágil y maltratada busca cielo

pero hallará humo y ceniza

sangre roja de rosa maldita

como para teñir ésta noche

como para apresarte entre los polos

mi latido se hará latido polar

y vendrás en las tardes de ausencia

/con tus ojos de búho

y vendrás esta noche salpicada de frío

la noche sólo traerá distancia.

 

II

 

Hace tres meses deshojamos nuestra noche;

yo abandoné tu virginidad recién cortada:

Sombras de un árbol esbelto y silencioso.

Y eres tú

la dueña de mis huesos trémulos,

de todo mi ser estremecido.

Hace frío

y este frío congela gatos y montañas.

Hace frío

y te amo con todo lo que tengo.

Las montañas abren y cierran sus ojos.

¿Crees que soy un espectro

aun cuando alargo mi mano para ceñir

/en tu frente un río?

Las arenas se levantan,

mueven lúbricas hojas,

ruedan, consumen mundos.

Hace frío

Y es hora de rompernos en deseos nuevamente.

 

III

 

No podrás volver al vientre de tu madre

parida para la muerte.

 

Las arenas se elevan;

el mar las lleva en su garganta azul.

 

Mi alma canta, ahora, la canción inefable.

Mi alma abre, ahora, el libro de mi vida.

 

El tiempo ha pasado.

Todo ha terminado.

Te quedaste aprisionado en tu tanque de tierra,

anciano, abuelo de las razas.

Quizás recuerdes estas líneas fugitivas y pálidas

que hablan del amor y la esperanza.

Y mi débil mano que es una luciérnaga.

Mi débil mano entre lava volcánica.

 

El mar viene promocionando su mercado de peces,

quiere tragarte desnudo.

Y no te vomitará en las arenas de la nueva isla.

 

Tiempo que ya pasó no vuelve.

No volverán las lágrimas que el viento

arrastró ayer.

 

IV

 

¿Qué espina rasgó tu labio haciendo de tu voz

un aliento desangrado?

¿Dónde quedó la noche constelada y suave

que contemplábamos sin temores?

Como una recién parida, sales manchadas en sangre.

Como un crucificado, gimes en mis manos.

Ríos de sangre

invadieron tus latitudes,

hicieron nido en el techo de los humildes.

Y todos gemimos como islas sumergidas

por avisos del rencor.

Y todos sufrimos al unísono porque tu dolor

/es el nuestro.

Pero si es verdad que la sangre purifica,

¿cómo no he de dar yo la última gota?

Y una gota basta porque tu copa está llena.

 

Madre fatigada de pechos escuálidos,

en ti el agua nace sin cesaría y mitiga nuestra sed;

en ti un cielo desciende y agita los árboles.

Más hoy, que los quebrantos y las heridas se comen tu carne,

¿cómo remendarte sin hacerte gemir una vez más?

¿Cómo evitar la puñalada de los hijos sin madre

que al sol de la última trompeta,

ataviados con fusiles y botas,

se preparan a dar la vida por la madre primorosa?

 

Vida de nadie y para nadie;

derroche de sedición, pasión inútil.

Nada somos

y el torbellino incesante nos devora.

Este vendaval nos abre heridas,

la sangre derramada sierra nuestras bocas.

Ladridos de perro se confunden con la tempestad.

Un grito se fuga de la selva y amenaza nuestra sangre…

Y vuelves a gemir con colores de parto.

 

V

 

Tendido en el campo,

contando flores de luz te esperaré esta noche.

Muñeca de luz y ceniza,

que no importe el alarido de los búhos,

hormigas entre y crujir de los árboles.

Abandonada del cielo.

Te hallaré con tu boca besando la flauta.

Te aguardaré como águila, rendido entre los polos;

te apresaré aunque pases como un relámpago.

Pero no correré detrás de ti como una flecha;

aunque quizás corra a través de la pradera,

dejando mis ojos atrás.

En cualquier instante llegarás, entonces,

amor mío, te esperaré.

 

 

VI

 

Intentaré restaurar mi vida.

Autor: Joehan Romero

Cantos dispersos

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1394
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Un dia despues del amor

UN DIA DESPUES DEL AMOR   Un día después del amor voy a llamarte a decirte que te amo. O quizás sólo me ausente. Lo más importante lo ignoras, lo más elemental: vas marcando mi camino con tu onda sin


El guerrero

EL GUERRERO   Pasan las noches y vemos, a veces, alear a lo lejos los fuegos de la guerra.   Y pasan los muertos, las casas desbaratadas, las mejillas fusiladas de una madre.   El guerrero. ¿Dónde está el guerrero?


Un poema de rebeldia

SI FUERA POSIBLE QUITARSE DE ENCIMA ESOS MANCEBOS impíos co— mo quien se desnuda a solas.   Si un día —cualquier día— uno amaneciera vivo Y Abriera los párpados para explorar las islas que Existen afuera. Y hubieran muchos muertos.