CERCEAR SIGILOSO

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JoelFortunato
Ver biografia completa

CERCEAR SIGILOSO

 

En pedazos rencorosos ámbar

pasan al mundo su cuenta

del domingo disfrazados

en otra nuez

el fuego hace crepitar

el nombre de estatuas

en trocitos codo y palma

nuevos pobres más

que otras cosa sin acomodo

muchísimo la siente.

 

La hoja en su despertar

porque fuimos navegantes

del calcetín una salobre flama.

 

Cuenta de todo el cuento

al caminar por la nuca

desnuda en el sillón

goteando recuerdos

y las piedras comen

con hambre abrasadora.

 

¡Broma triste Señores!.

¡Pronto, vamos, a dar la vuelta!.

¡El cabello no es caballo!.

 

Así que…

Al

Entenderlo

Todo

Pleno explica

Cercear

Sigiloso.

 

¡Quédate calcinando al mar!

durmiendo al vino

con ese fue

del que va y viene.

Tan pronto brilla el viento

substancia del compacto enjambre

al hormiguero, vamos, vamos… ¡Come ya!

¡Con el bálsamo de alcancía!

Serpea de carmín la idea

cuando agiganta acerado

el prisma de la realidad.

 

Y ardía el capullo en su sol

al tambalearse aguileño rosa

flor del aire al cortar

alta corriente daños rompe

murmurante de placer tibia.

 

El arcano clara linfa

al congregar veterana sangre.

¡Qué nunca llegó!

¡Tan perpetua como blanda!

Y la juventud no apresura

egregia soberana tropical.

Autor: JOEL FORTUNATO REYES PÉREZ

CERCEAR SIGILOSO
Se habla de:                             




Acerca del autor



JoelFortunato
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 74
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


No te puedo ver

YA SABES QUE NO TE PUEDO VER ¿a qué vienes entonces? Digo. Es que estoy bravo, no es que me esté quedando ciego. No te puedo ver


A conocer el mundo

CONOCER EL MUNDO   Vamos a conocer el mundo, por calles, por continentes, por caballos de viento y alados; vamos por tambores y por orquestas, y estamos quietos, mudos, como alelados, llenos de vértigo en los párpados; vamos hasta que


Una palabra tuya basta

UNA PALABRA TUYA BASTA, una sonrisa acaso y se desbaratan todos mis estatutos, mis leyes, las consignas que estoy estableciendo. Una palabra tuya basta, o un silencio, o una noche en que el viento se hace más lejano y todo,