Como decirle a una persona lo mucho que se le quizo

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

PORQUE TU FUISTE LA MAS TATUADA EN MI MEMORIA,

la más perseguida por el viento,

apretada en mi pecho en azules tardes,

en parques y aposentos.

Todo lo mío era tuyo y te amaba sobre arenas dulces

y tu risa se encendía como fogata en el invierno.

 

Porque fuiste la más silvestre entre las montañas

y el potro cerrero,

la más femenina y la más ávida,

sólo existías tú y el universo.

 

Y la más marcada por los árboles.

Y la más sellada como cartas que viajan en invictos buques

destinados a mi puerto.

 

Y tu cabello castaño no era menos hermoso

que las flores sacudidas por el aire,

y un beso tuyo

no era menos hermoso que las peras en almíbar.

 

Porque fuiste la más tatuada en mi memoria,

la más cautiva en mis barrotes.

Y fuiste la más lanuda en el rebaño,

la más alegre.

¡Y la más terrible!

Y la más sumergida en mi fuego oceánico.

 

Porque fuiste la más ajena,

como una bellota en los cipreses.

Y fuiste el buque que leva las anclas,

la más acaracolada entre pechos y sangres,

la más marcada como metalurgias dolorosas.

Autor: Joehan Romero

Como decirle a una persona lo mucho que se le quizo




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Me dijiste que me escribirias

ME DIJISTE QUE ME ESCRIBIRIAS y aún no tengo de ti ni una palabra, ni un beso, ni un labio. No te tengo. ¡Pero tampoco sabría tenerte! No tengo ni un suspiro tuyo, ni una sangre, ni un cabello para


La malparidez existencial

CAIGO   Caigo como un árbol sin raíces, como una pluma, como una roca que se desprende de la peña. Caigo hasta tocar la llama, hasta hundirme en la danza de la ceniza; como viejos buques en el océano, como


Ojos y masacre

OJOS Y MASACRE Hay uno ojos que me ven, aún incerrables, aún palpables; me hablan con el movimiento de sus pupilas, me dicen que aún no es tarde, me cobijan bajo sus membranas desnudas; decaen, se cierran. Hay unos ojos