Como decirle que todavia la quiero

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

TENGO QUE DECIR que aún me muero por tu cabello tibio,

por tus ojos montañeros,

que aún, mi lenta y dulce llovizna o hierba,

te marco con hachas y cinceles delante del viento,

llena de puentes clausurados.

Aún te amo,

y te persigo con mis flechas por el monte,

y aún se me derrama el pecho

por tu cuerpo de magnolia diluida.

 

Tengo que decir que aún se me salen los ojos

y que mis brazos te persiguen por dementes

trenes invisibles,

y que te invento en un copo de nieve,

y que confundo tu boca

con el vómito de las abejas en su colmena.

 

Ya hasta me he convertido en un oso

y rasgo de furia los árboles.

Soy un oso de anteojos y ni aún así te encuentro.

 

Otras veces era tan sólo una piedra en el camino

y te postrabas ante mí para quererme.

 

Tengo que decir que aún me muero por tus ígneas

ancas de venado tembloroso,

y por las pétreas lágrimas,

y por los espesos matorrales en que he excavado

con los dientes hasta hallarte;

mi dulce oliva, blanca gigante,

mi sueño no apresado,

la nube en que me muevo.

Autor: Joehan Romero

Como decirle que todavia la quiero

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1414
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Te traigo una paloma

TE TRAIGO UNA PALOMA: compartámosla. Te traigo una espada afilada: enterrémosla en el campo. Tantas veces que pude quererte y tú me lanzaste a los muertos por no quererte. Yo quiero pensar que no eres mala. Yo quiero sólo recordarte


Hijos sin memoria

DESMEMORIA Soy un hijo sin memoria, no recuerdo ya ni mi propio nombre. ¿Quién soy? ¿Qué pregunta me acabo de hacer? ¿Cuáles son los labios que me nombran? ¿Y hay labios? ¿Y me nombran? Yo salgo de mi casa y


De pronto te veo o te imagino

DE PRONTO TE VEO O TE IMAGINO y ya no eres la mujer con la que quisiera compartir mi vida, toda mi vida, mis angustias; no es lo que vi o lo que imaginé en principio. ¡Eso son nuestros corazones!