Como decirle que todavia la quiero

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

TENGO QUE DECIR que aún me muero por tu cabello tibio,

por tus ojos montañeros,

que aún, mi lenta y dulce llovizna o hierba,

te marco con hachas y cinceles delante del viento,

llena de puentes clausurados.

Aún te amo,

y te persigo con mis flechas por el monte,

y aún se me derrama el pecho

por tu cuerpo de magnolia diluida.

 

Tengo que decir que aún se me salen los ojos

y que mis brazos te persiguen por dementes

trenes invisibles,

y que te invento en un copo de nieve,

y que confundo tu boca

con el vómito de las abejas en su colmena.

 

Ya hasta me he convertido en un oso

y rasgo de furia los árboles.

Soy un oso de anteojos y ni aún así te encuentro.

 

Otras veces era tan sólo una piedra en el camino

y te postrabas ante mí para quererme.

 

Tengo que decir que aún me muero por tus ígneas

ancas de venado tembloroso,

y por las pétreas lágrimas,

y por los espesos matorrales en que he excavado

con los dientes hasta hallarte;

mi dulce oliva, blanca gigante,

mi sueño no apresado,

la nube en que me muevo.

Autor: Joehan Romero

Como decirle que todavia la quiero




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Poemas japoneses

Hokku Bello verano es el mar la delicia en piel ardiente. Muki Amanecer primavera en el lago. Dos cisnes blancos. Haiku El hornerito picotea sus alas. Vuelan palomas. Es primavera. Jardines con cerezos pasa una geisha. Las mariposas liban los


Poemas para un hijo

POEMA A UN HIJO TE LLAMO MI RETOÑO, y te llamo angustia, a veces por montes, te alejas inacabable, de pelo eléctrico, dando alaridos por piernas y por brazos, descorazonado, encerrando moscas en tu boca, rompiendo las reglas de la


Estacion del amor

ESTACION DEL AMOR Te amo en esta estación del amor. Te amo y afuera se oye el grito de los árboles despedazados, el río desbordado que arrasa casas, niños, como haciendo naufragar el corazón en su propio llanto, como lluvia