Como hacerle un poema a una mujer

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

“Eres la cruz a que me ato

el último barco que me lleva las aguas tormentosas”

 

YO QUISE HACERTE UN POEMA.,

Poema son tus manos,

poema son tus ojos,

tu amor es como un pedazo de fruta

que se queda en el paladar.

Tú me das el vino que no se extingue,

tú me haces un dios;

por tu sexo yo voy al país de las tinieblas,

por mi sexo tú vas al mundo soterrado,

y desnudos,

crucificados hasta el alma,

podemos acariciar el crepúsculo no visto.

Pero si acaso sientes que un terror te alcanza,

que mi mano se aleja sobre las olas tristes,

¿te crees capaz de ir al infierno

sólo por mí?

A veces te quiero sin morbo,

Sin imaginarte desnuda,

sin rendirme completamente

aunque mi corazón se agolpe.

Te veo venir llena de un ansia extraña en los ojos,

algo se mueve en todo tu cuerpo.

¡Cómo quisiera que murieran esas sombras,

tuyas y mías que ,nos traen distancia!

Eres mujer amada,

amada en lo profundo:

Tú la sabes.

Y no lo digo como lo dice el mundo

que al latir de palabras bellas derrama sangre;

lo digo con verdad.

Tú eres el madero a que me crucifico,

amor mío, diosa mía,

mi resucitadora,

en tus brazos quiero coronarme de espinas

y derramar mi sangre;

en esta cruz yo lanzo mi último grito y te amo

porque por ti redimo el mundo.

Autor: Joehan Romero

Como hacerle un poema a una mujer

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1394
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


AMOR MIO

AMOR MIO   Quisiera ser la sombra de la noche para verte dormida, callada y tranquila. Quisiera ser la estrella del sur en el diciembre y verte toda constelada, toda muda y sencilla; llevarte a mi mundo de los sueños


Poema corto de olvido

PASAS como una breve hierba, de mi corazón, viuda sin límites. Como la roca glaciar, sin mí. Viuda desde mañana o desde hoy, desde mis labios hasta el olvido. Yo estoy muerto. Borracho en el sexo negro de las flores.


La muerte y la guerra

MUERTE, implacables racimos de dolor, amiga de mis horas calcinadas.   A ese abismo que aprieta los pechos, que extingue los ojos, que devuelve en ecos el gemido.   Inútil, inútil ha sido nuestra sangre, inútiles las islas del refugio.