Como saber que uno verdaderamente ama a una persona

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

COMO SABER QUE UNO QUIERE DE VERDAD A UNA PERSONA

ES UN AMOR, SI, pero no convulsionado.

El, como la virtud más alta

—apenas estrenada en los 1abios—

no será para ti como el filo de un hacha,

ni te llevará al mundo subterráneo,

ni te dejará sus plumas aniquiladas

como unas lágrimas sin vacío.

 

Y si se va el ser que adoras y no te duele;

y si regresa exiliada en polvo y alas

y en ti subsisten el nido y el hombre,

realmente le adoras.

(En ti se alojan libélulas de sangre, celos,

Cicatrices de nuestra rabia y nuestro espacio).

Y si no extrañas sus besos,

pero cuando rozas sus labios un remolino

de fuego y ternura te quema,

realmente le adoras.

Y si no sufres cuando él sufre,

pero cuando mil risas se descuelgan de su boca

y tu boca también está llena y completa,

realmente le adoras.

Y si una roca los estruja y les hace saber

que ustedes son hermosos como una flor desbaratada,

habrán descendido a su reino azulado,

coronados por el amor,

muertos a sus venas.

Autor: Joehan Romero

Como saber que uno verdaderamente ama a una persona




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


SIEMPRE METAMORFOSEADO

SIEMPRE METAMORFOSEADO Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ Poder, poder, muerte, engaño y muerte. Así es el viento, fantasma, poder, poder. Las golondrinas duermen sobre las espinas la paz huye alucinando con mil monedas las escamas escupen peces de fuego indefensos


Poema mistico sobre el falo

MI FALO ES UNA ESPADA DE FUEGO y la habitan querubines, astros, destellos, ríos de semen que corren como un ángel desnudo y angustiado, como un dios humano en su llamarada blanca, como un bambú rojo más sagrado que un


Lo peor que me ha pasado en la vida

HAS VENIDO A SER LA ATADURA, la desgracia de cada día, tu voz ha sido el taladro cercenando mi oído. ¡No me esperes! Y en tus noches de salvaje soledad no me inventes en el frío. Lo siento, quizás no