Como saber que uno verdaderamente ama a una persona

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

COMO SABER QUE UNO QUIERE DE VERDAD A UNA PERSONA

ES UN AMOR, SI, pero no convulsionado.

El, como la virtud más alta

—apenas estrenada en los 1abios—

no será para ti como el filo de un hacha,

ni te llevará al mundo subterráneo,

ni te dejará sus plumas aniquiladas

como unas lágrimas sin vacío.

 

Y si se va el ser que adoras y no te duele;

y si regresa exiliada en polvo y alas

y en ti subsisten el nido y el hombre,

realmente le adoras.

(En ti se alojan libélulas de sangre, celos,

Cicatrices de nuestra rabia y nuestro espacio).

Y si no extrañas sus besos,

pero cuando rozas sus labios un remolino

de fuego y ternura te quema,

realmente le adoras.

Y si no sufres cuando él sufre,

pero cuando mil risas se descuelgan de su boca

y tu boca también está llena y completa,

realmente le adoras.

Y si una roca los estruja y les hace saber

que ustedes son hermosos como una flor desbaratada,

habrán descendido a su reino azulado,

coronados por el amor,

muertos a sus venas.

Autor: Joehan Romero

Como saber que uno verdaderamente ama a una persona

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1394
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Beneficios de la muerte por correspondencia

BENEFICIOS DE LA MUERTE POR CORRESPONDENCIA Desdigo Pronto antes de que las balas inventen otro mundo Pronto sin esa mancha que duele lejos Pronto ajados por el insomnio Hechos de un pueblo de levadura cercenada. Sólo en ciertas tardes llueve


Que hacer cuando a uno le gusta alguien

Qué hacer cuando uno se enamora? Una buena opción es dedicarle algún poema. En esta web encontrarás más de 1000 poemas para dedicar. POEMA PARA CUANDO A UNO LE GUSTA OTRA PERSONA ME DOY CUENTA DE QUE ME GUSTAS, de


El destino

EL DESTINO El destino te busca Como mosca a la mierda Se te aferra Te busca en los rincones de la casa El destino es una bestia Y te siguen sus garras Te asaetea Adóbate a su pan sin una