COMPLEJIDADES

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Poetas Online
Ver biografia completa

COMPLEJIDADES
Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Desenredando las palabras
danzan bajo el agua
soles sin ropa rotos
por el cielo entre los suspiros
interrogando intimidades invencibles
en la tela que talan los tálamos
instigando persistentes adustos silencios…

Complejidades que con asiduidad merodean
en la destemplanza y marejada
apoteosis indómita que redime
los enmarañados sentimientos
como el tiburón en el desierto
el camello marinero y la tortuga
¡ inquietante al encolerizarse !…

Complejidades del escarnio al improperio
que en la luna teje perlas
a la timidez del tigre
a la cariñosa cobra
del escorpión tierno
del cordero enardecido
por la venganza del espejo… ¡ Altivo !.

Complejidades al descorazonarse el aliento
donde una silla descansa sentada
en la cama de rodillas
una almohada tiene insomnio
por la túnica de nubes
bajo el biombo enamorado
del anillo que no usa dedos… ¡ Al desenojarse !

Complejidades, erectas en la sonrisa, encendida
que alumbra un salmón un salto suave dentro
¡ Tan profundo como alto en el llanto en el canto !
Como en el desencanto cuenta curvas cruentas
las palabras de una letra lenificando leñas lesivas
de mil sentimientos saponáceos satinados
en el llanto de una lágrima sazonada satisfecha…

Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

COMPLEJIDADES
Se habla de:                     

Enviar poema

Acerca del autor



Poetas Online
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1414
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


No te puedo ver

YA SABES QUE NO TE PUEDO VER ¿a qué vienes entonces? Digo. Es que estoy bravo, no es que me esté quedando ciego. No te puedo ver


Oda a una mujer hermosa

ODA A UNA MUJER HERMOSA Vida mía, yo soy tu sangre agitada, mi doncella, y si he de regarme una vez más quiero que sea por ti; por ti, mi dulce azucena, triste, mi desbaratada amapola, mi volcánica libélula. Yo


El fin de la guerra

VENIMOS A ENTERRARTE, venimos hacia ti, oh difunta, llenos de collares de los hombres que quedaron en el campo. Venimos con un pueblo de huesos al hombro, con una múltiple procesión de mejillas desbaratadas. ¡Confiésate ahora que el odio arde,