CONSEJOS ANARANJADOS

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JoelFortunato
Ver biografia completa

::: CONSEJOS ANARANJADOS :::

De la mano
Pide
La infecundidad se vaya
Cómo los otoños
En las hojas… ¡ Nuevas parejas !

Naranjas los melones
Los duraznos jóvenes…

Es la concentración de las tortugas,
Una floreada cautela de rosales,
Forma, color, inmortal sonrisa,
De submarinas memorias,
¡ Lucha y descubrimiento, legítimo !…

Pero, luces nuevas, de maniobras endulzadas,
No engaños… ¡ Qué aturden y alucinan !,
¡Es del vulgo luz funesta !
La perla, plástica, sin concha…
¡Unica carencia del triángulo redondo !
Forma simple del ciprés…

Se despedazan, las arenas y los trigos,
Deben esgrimir, escudos y espadas,
¡Sacar promesas de la madera!
De bosques, desempleados… ¡ Sacrificadas!
Ellas, en las calles de cereales…
¡Ciertos arenosos suplicios!
Principios, de corteza, largas uñas…

¡Qué el zumo
No
Se amargue
Por el tanto de exprimirse
La naranja… No es toronja, ni mandarina.

Por el zumo… ¡ A veces agridulce !
¡ Cuidado!…

Y saciar, la cruel indolencia, allí,
¡Evitar, envilecerse y corromperse !
La desnudez, monstruosa y retorcida,
Repetición, onerosa… ¡ De termitas y gusanos !
De pañales, cirios y cuchillos…
Los profundos vendavales amasados,
¡Errores, de granos y escualos !…
El deber evitarlos, es también… ¡ Honorable !.

Es
En la memoria,
Lucha de principios, prudencia, del membrillo,
En
La huerta del manzano…
¡Cada fresa!
Cómo la naranja
En dulce almíbar…

Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

CONSEJOS ANARANJADOS
Se habla de:                     




Acerca del autor



JoelFortunato
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 74
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Algo sobre las acusaciones

ACUSO   Acuso el famélico trote del hombre por el hombre, La sal quemada en el endógeno insulto de la carne, Acuso el terrible leviatán que, Como en pozos sosegados, Arroja sus bramidos y en su cola de cobre muere


Tus labios

LABIOS ROSADOS COMO UNA OSTRA, labios que se abren como una flor de carne al toque del cuerpo, labios rojos que se hinchan y que segregan toda suerte de aceites aromáticos, dulces labios en que mis dedos han quedado como


Los instantes de dolor

LOS INSTANTES DE DOLOR no se escriben, no hay puñal o sangre suficientes. Adiós, mi adorada Patty. Tendré que vivir sin ti. Ahora no sé en qué tugurio o en qué muerte. Los instantes de dolor