Cuando uno se aferra (poema)

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

ME AFERRO A TI AUNQUE TE ARAÑE,

Sí, mi pantera, mi cristal vivo encendido allá

En esas montañas

/de un pueblito olvidado,

Caserío de cohetes.

Allá en esas aguas en que se han ahogado libélulas

Bajo los parámetros seriales de la muerte.

Y también netos carbones danzantes

A l a lluvia incesante, galope de truenos,

La lágrima violada de abandonos,

Tú,

Acido sabor a los cuarzos estrangulados de tiempo;

Allá en tu choza,

Exhumando los cadáveres que sembramos

En la noche,

Pálida.

También esas ostras fatídicas torbellinos ausentes,

También locos molinos

En que hacemos el pan y lo compartimos,

Herraduras,

Pértigas que van desde mí hasta ti

Y que, de pronto, se desvanecen

Convertidos en olas que azotan nuestras soledades,

Amor,

Tu dehesa,

Doctrina autentica de un sol sonámbulo,

Doctrina de sus cabellos que salen volando

En un torbellino concéntrico,

También los kepis indolentes llamas,

Chispazos,

Ante ti cernido,

El universo que alambicas con una sonrisa,

Ese sudor de los caballos jadeantes,

Chalana, ostra alazana,

Estoy suspendido entre los cables,

No huyas.

 

Caíste sobre mi cuerpo

Y galopamos juntos

Hasta esa serranía en que los tilos arden;

También ardes, también,

Hoy te fulguran esos perniles a la brisa

Y son el estandarte de la fuerza en el combate,

Granadas que explotan en su tiempo,

Carbones,

Calderas en su furia llameando huertos que palpitan,

Y esos perros que ladran a esas gentes a que odian,

Chilla

Un pájaro con su voz de hembra femenina,

Extintores

Tímpanos aplastados,

También los osarios indolentes del destierro

A que huimos con nuestras cenizas pegadas a la carne,

Perro furioso cometa imagmable

Hacia donde se dirigen nuestras suertes,

Hada piélago de instantáneas masacres,

 

Yo sólo espero, espero en autopistas veloces, inmóvil,

Espero la voz que nos teje de raíces,

Orgásmicas axilas danzantes

De aquello que no se nos permite,

Perplejos arados sin memoria

Que nos cruza a cada instante,

Día a día,

Y que no puede dejarnos más que niños

Destinados al destierro,

Pumas mecánicos transfusiones de la vida

Con ojos puestos en pueblitos

que no tienen más que corazón,

yelmos parapente

signados de la arteria dolorosa,

playas inmóviles

en que hemos bailado dulcemente,

Y también tristemente,

Y también como endemoniados cuerpos indignados,

Infimos cuerpos ofrecidos al alba,

A

Una flor fusilada por el tigre.

 

Pero yo te hablo. Tú no me oyes.

 

En una palabra dicha a los labios

Queda siempre tanta tierra inconclusa.

 

Los árboles han estado ahí toda la noche

/parados.

En vano se ha escuchado el sonido

De un resplandor a lo lejos,

Y en vano también te he perseguido

Hasta desgarrarte.

Autor: Joehan Romero

Cuando uno se aferra (poema)




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Cuando no se puede olvidar a una mujer

SI DE PRONTO RESURGES DE ENTRE LAS ROCAS, si de repente vuelves a abrir en mis manos, si una vez más veo tu risa, adorada mía, tuya será mi vida y mía será la tuya. Pero de repente te alejas


Ojalá así sea

Espero que no te haga falta. Bueno, sé que no te hace falta. Aunque pensándolo mil veces, quisiera que sí. Que te hagan falta mis labios. Que anheles oírme. Que te haga falta derramarme lágrimas. Que te haga falta no


Un poema sobre el mundo

LECCIONES DE UN PADRE AL HIJO EL MUNDO Hijo, el mundo es azul o cuadrado, corre y estrújalo contra las nubes, contra tu pecho, no te confíes demasiado, guarda tu centro. El mundo viaja y vela, se esconde en las