Deliberadamente…

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JoelFortunato
Ver biografia completa

DELIBERADAMENTE……
Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Encerré cien jaulas en el corazón
de un pájaro fresco al sol humeante
con las nubes enredadas en una perla
goteando flores en el jardín de las puertas
¡ Que aspiran de la sed las escaleras !
¡ Que soplan cadenciosas la mano agreste !
¡ Que desdibujan el fin dichoso umbrío !
¡ Que gracioso nace en la región obscura !
Cien fulgores inquietos
Cien flores de la nada

Deliberadamente……

Al colgar los techos la noche en llamas
que llevan por sandalias los caminos
en las viejas vanidades de los nidos
en la gracia de una abeja en rebeldía
en la tenue espiral que inspira
el capricho salado de las olas
en el trémulo silencio de los vértigos
felinos palpitares de las volubles alas
rotas las palabras en la memoria
conservada la añoranza firme y segura

Deliberadamente……

Y se mueve
Por la noche
Que no descansa, que no duerme
Y se mueve, se mueve,
por la noche
que cóncava espera y espera
¡ Lo que no muere ni vive, recordado !
De las ganas
Que no se quitan, que no desmayan
¡ Porque se mueven en el corazón cien jaulas encerradas !

Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Deliberadamente…
Se habla de:             

Enviar poema

Acerca del autor



JoelFortunato
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 68
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


ELUDIR ELUCIDAR…

ELUDIR ELUCIDAR Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ En el marfil que danza el ojo y hace a los borregos estirar la lana en la luna lúgubre liciérnaga por estar los hilos del mar de hielos sin poder pestañear detrás


Poema sobre los senos

TUS SENOS, MUJER, llenos de carne amada, como redondas frutas caras al paladar, como sabrosos duraznos y edénicas manzanas. ¡Cuán delicioso sería tocarlos! Qué hermoso que fueran de polen y que yo me transformara en abeja famélica… Entonces no pararía


Yo te ame

YO TE AME ENTRE ESTOS ARBOLES que aún te guardan, yo te amé con tus ojos espantados, a pesar de las caricias sangrientas y de ese odio mutuo que veíamos arder con veneración casi humana. Y también el amor. Pero