El asesino

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

TU LOS MATASTE con esas manos de la muerte,

como quien devora las fichas de un ajedrez.

¿Cómo puede caberte tanta sangre en las manos?

¿Cómo puede la angustia desbordada en los ojos de esos niños frágiles

no fulminar los tuyos?

Tú eres un horror,

un espanto de la noche o de la pesadilla.

En ti me avergüenzo de ser un poco de hombre.

Estás loco mi amigo,

la cabeza te arde

y allí te caben todas las vidas sin luz.

Porque es mejor descender al valle de la eternidad

que vivir llevando una vida en gris.

¡Mírate!

Un grito ha salido de tus manos;

es como de voz frágil,

como de un torbellino de sueños vírgenes

que un día se paseó por esas frentes

en que ardían las risas.

¡Tú los pariste!

Aún está la sangre tibia en tus manos;

aún una sed te agita.

Mira estos niños que corren por el prado…

podrían estar allí tus hijos,

y tu padre,

y tu madre cuyo único error

fue un hijo sin Dios y sin hombre.

¿Eso te hiere?

Buen comienzo, ¡estás vivo! ¡Sientes!

Quizás aún no es tarde para dejar volar una paloma,

quizás aún los campos teñidos de sangre

puedan reverdecer.

Más… hay una sangre… una sangre.

No te condenes;

lánzate desnudo a la vida

que todavía late un hombre.

Autor: Joehan Romero

El asesino


Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1414
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


“A un quedan Cenizas en el Viento”

A un quedan cenizas en el viento. Ese Loco me despierta a los recuerdo…. A un quedan cenizas en el viento, el tiempo es un fatasma nino, un fantasma viejo… Aun quedan cenizas en el viento, un espejo roto, un


Como me han dolido las orejas ultimamente

COMO ME HAN DOLIDO LAS OREJAS ULTIMAMENTE. Y, para colmo, visito las boutiques y están a reventar De gentes y de bullicio.   He decidido Irme prófugo de mí mismo, D    i    s    p    e    r    s    a    r    m   


La partida interminable

PARTIDA INTERMINABLE Qué interminable fue tu partida, y no por el hecho de no quererte, sino porque detrás de esta cordillera, a lo hondo de la tierra indemne, también hay flores para tus manos, las cosas mías, mi inmutable ceño