El camino o tercer legado amoroso

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

EL CAMINO O TERCER LEGADO AMOROSO

“El camino es el amor
y de un río pueden surgir los corazones”

De nuevo un pueblo de la luz te asedia,
de nuevo la voz telúrica te llama.
Ni fantasma ni alarido;
esta noche vamos a desnudarnos y unirnos
para luchar contra el dragón del agua
—con la ceniza tocando nuestras cabezas—.
Este es el camino: El agua en que te inmerges,
amor, el cirio de sus fibras.
Ni sombra ni alarido.
Esta noche vamos a estar juntos,
desnudándonos hasta luchar contra el dragón del agua;
vamos a herir el toro y sus cien lenguas inútiles.
Chucemos con una pluma nuestro sexo y gritemos.
Una oruga se ha venido a dormir en nuestros dedos;
amor.
Tú asomas tu cabeza por entre mis piernas
como si estuvieras naciendo.
Y naces y perforas mi carne con tus raíces de amor. Cierras los ojos y en mí te
duermes.
De pronto hay un destello de luz.
Tú eres un pedazo del camino y te habitan escorpiones;
las flores de tu sexo, amor, el amor que nos quema; tiéndete sobre la hierba
que voy a recorrer las estepas de tu cuerpo.
Y me hinco ante la tierra y bebo el sudor de tus axilas;
y arranco los cabellos de tu pubis
como arrancando granadillas y jazmines.
Voy subiendo por tus pantorrillas
hasta divisar la tierra prometida,
tu leche de arce y de Dios.,
tiro mi último fuego y hechiza pájaros de la noche.
De pronto diviso un país de espumas y ahí me llamas,
confuso;
ahí te tiro mi amor como piedras que te matan.
Tú, la del aljibe en que fosforecen las palomas intactas;
hazte virgen hoy para mí.
Entonces será hermoso destriparte las uvas maduras
en tus senos desnudos y beberte.
Me miras como si estuvieras distante y me das tu mano.
Yo voy contigo en tus ojos de antílope
y atalayamos juntos la casa del relámpago.
Un pájaro vuela entre tus piernas,
“mira”, deja el huevo tibio.
“Comámoslo” —dices—. No.
Caliéntalo, amor, con las plumas que te han nacido en la boca.
Ya ha crecido y sus perniles han de saber a brevas,
a castañas asadas, amor. No.
Déjalo que vuele por encima de nosotros,
que vomite nuestras cabezas,
¿ves cómo el vómito del amor nos quema?
Tiéndete de nuevo en la hierba
que esta noche quiero recorrer tus veredas;
esta noche voy a errar por tus cavernas
con mi antorcha ahuyentando mariposas.
Déjate ser, estar, atrinchérate como en una caracola,
porque tú eres plural, eres de todos;
eres el camino, la piedra que grita y es llama,
el fuego puro con que yo prometí incendiarios.
Ve y descúbrelos; ellos te arañaran hasta la masacre,
pero tú no te vayas,
quédate aún mientras exploro tus islas ocultas.

El camino o tercer legado amoroso

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1406
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Por la noche hay un sendero del río

Por la noche hay un sendero del río que se entrega al tránsito silencioso de las nutrias. El campanario tañe y así una y otra vez nos hechiza con su vieja historia para darnos la seguridad de las piedras y


Dejate llevar por el amor

CUANDO UN VIENTO O UNA LEVE BRISA cruce déjate mecer por sus olas, es la vida que cruza, y es un océano de peces invisibles el que cruza. Y cuando un pájaro te invite al vuelo no olvides lanzarte sin


Sin el amor

SEGUIRE SOLO, anclado como a tumbas perpetuas, huyendo hasta de mi boca; fatigado, vigía de las noches grises. Seguiré con mi antorcha, divisando el país de las espumas, continente de mi sangre y de mi raza, mi paloma ígnea, mi