El oficio del poeta

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

EL VIENTO VENDRA DE NUEVO

soplando en tu frente,

con su corona de espuma.

Te llevará,

te hará medir el mar,

sobrevolar como los alciones la soledad infinita.

Y elevarte como una esperanza:

Un viento enfriará tus narices.

Mis tristezas no se elevarán como cohetes.

Sólo mis lágrimas.

Mi llanto es del río.

Si acaso lo ves, agítalo de nuevo a tierra,

él es para mi jardín,

huella de hombre,

sentimiento materializado.

Pero tú enmudeciste el trueno con sólo tapar tus oídos.

Te robaste mi sangre;

te fuiste galopando en el aire.

Yo soy eco,

sueño huérfano.

Sólo a ti te arrebató el viento en pleno crepúsculo.

Pero yo también puedo marcharme.

No quiero más letras enredadas en mi mano.

¿Acaso puedo hacer florecer jardines al son de mi voz?

 

Ya otros te regalaron la melodía de la lira,

ya otros hurtaran el perfume de los bosques

y yo no quiero más.

O quiero.

Pero no voy a cortar la piel del árbol

para traerte bellos olores;

esta vez no voy a traer ni la honda espina

ni la piedra terrible.

Me voy a una guarida de la selva

y tus ojos en vano me acecharán por las tardes.

Tú mismo debes ir a agitar ramas,

tú mismo debes, en ese camino, escribir páginas

/y páginas.

Ya no quiero más teorías vagas,

ni escribir porque cada letra sea un pan;

como un ave más, no moriré de frío

ni el hambre me arrebatará el mundo.

Yo quiero una vida libre,

lejos de sombras vanas que me ahoguen,

lejos de miserias y llantos terribles.

Tú querías pescado

y yo fui más tolerante:

Te abandoné en las riveras del río.

Autor: Joehan Romero

El oficio del poeta

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1406
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Refutacion de la existencia

REFUTACION DE LA EXISTENCIA   El ojo no ve lo que ve. Los llantos son uno y son de materia frágil. Caos arriba, abajo, en el centro. Los dedos van hacia la ceniza, desheredada substancias de las creaciones, emanación de


Que la tierra me coma vivo

QUE LA TIERRA ME COMA VIVO, que me quemen las manos, que me saquen los ojos: Nada es más terrible que este infierno. Exprímeme todo. Vuélvete un espanto que me apresa. Horrorízame. No importa que me dejes hecho ceniza. Discurre


Algo sobre la partida

CANTO DE LA PARTIDA BREVE   Te fuiste esta mañana, azul tu cuerpo como las islas, temblabas, como aniquilada de pies parecías no moverte, acampada bajo mis ojos, torbellino que era espuma, el llano te alejaba, ardua peña solariega, en