El orfebre

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

EL ORFEBRE

 

Con mis manos te moldeo,

te irrigo, te poseo.

Eres tú, reclusa de mi ansia,

campanero inmóvil.

Eres tú, como al principio,

granada de azafranes secretos,

hacia el límite,

hacia la periferia de sí.

Agitada como una turbulencia

Te deshaces,

hacia dentro,

hacia todas partes;

muda como un oasis,

hacia el sur de tu cuerpo

Te moldeo.

Y en un salto de sueño

Te arrebato

Custodiada por espadas,

con rosas en tus axilas;

Hacia dentro y a lo exterior,

regresas.

Con mis propias manos te moldeo

Mujer de greda, de arrayanes;

Te arrebato,

y a mi vaso quemado,

a mi guarida obscura

Te viertes

Toda. Incansablemente toda,

ilimitadamente toda;

como una náusea de claveles soñolientos,

yo te hago,

doblo tu cuerpo

Y aún un olor a tierra extraña persiste,

son lienzos y son manteles,

naranjas de luz se extienden.

Hay cartuchos en el fango,

de ellos te hago.

Centinelas en tu delirio te sorprenden,

de ellos te hago.

Y te hago del armadillo que hace cueva

/en el monte,

de perros hambrientos,

de antecedentes grabados al tiempo,

a la memoria.

Casi fusilada

De besos míos

Te hago.

Y te modelo en mi fuego,

en la palabra que es estatua,

destello,

fosa de laceraciones.

Te persigo

en esa misma palabra que te recorre

No es sólo una palabra,

es mi palabra,

nervios, músculos y tendones:

Con ellas te ideo.

Y te llevo a mi horno de furias fallecidas;

insensata y demente,

te quemas y no eres un hombre,

te apreso y no eres una tristeza,

libélula ígnea.

No eres esto,

ni aquello,

ni barco que se aleja y se hunde.

Eres una mujer de trenzas

Entre los algodonales

Destellas.

Eres la piedra amarilla,

Estás casi desnuda,

lacerada por tormentas,

tiemblas

y en mí te duermes.

Toda,

toda sin reparar el desgarro.

Y a mi taller de orfebre,

a mi lengua de palabras desplumadas

Te abalanzas,

como una niña muerta

Te irrigo, te poseo,

reclusa de mi ansia,

/vigía de mis sueños.

Autor: Joehan Romero

El orfebre

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1394
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Poema para una novia

MUÑECA MIA, ven y mía, mira este cielo: te lo regalo, cógelo, muérdelo, guárdalo en ti todas las tardes. Tu mano es una paloma para ese nido de nubes anaranjadas. Muñeca mía, ven y mira; todos mis dedos están temblorosos,


Un poema de desolacion

ESTOS DIAS HAN SIDO HORRIBLES, van cruzando en sus aguas maternales, clavados a postes lacrimógenos, desbaratados como la piel del toro joven en el matadero; han sido la piedra rodada que el agua consume en el caño, los rayos y


Justo medio

JUSTO MEDIO La cuestión para eliminar un defecto —en este caso la pornografía— no es irse de cabeza en un hueco, ausentarse del mundo. La cuestión es justo medio. En el mundo, pero no ausentado de él. En el mundo,