El orfebre

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

EL ORFEBRE

 

Con mis manos te moldeo,

te irrigo, te poseo.

Eres tú, reclusa de mi ansia,

campanero inmóvil.

Eres tú, como al principio,

granada de azafranes secretos,

hacia el límite,

hacia la periferia de sí.

Agitada como una turbulencia

Te deshaces,

hacia dentro,

hacia todas partes;

muda como un oasis,

hacia el sur de tu cuerpo

Te moldeo.

Y en un salto de sueño

Te arrebato

Custodiada por espadas,

con rosas en tus axilas;

Hacia dentro y a lo exterior,

regresas.

Con mis propias manos te moldeo

Mujer de greda, de arrayanes;

Te arrebato,

y a mi vaso quemado,

a mi guarida obscura

Te viertes

Toda. Incansablemente toda,

ilimitadamente toda;

como una náusea de claveles soñolientos,

yo te hago,

doblo tu cuerpo

Y aún un olor a tierra extraña persiste,

son lienzos y son manteles,

naranjas de luz se extienden.

Hay cartuchos en el fango,

de ellos te hago.

Centinelas en tu delirio te sorprenden,

de ellos te hago.

Y te hago del armadillo que hace cueva

/en el monte,

de perros hambrientos,

de antecedentes grabados al tiempo,

a la memoria.

Casi fusilada

De besos míos

Te hago.

Y te modelo en mi fuego,

en la palabra que es estatua,

destello,

fosa de laceraciones.

Te persigo

en esa misma palabra que te recorre

No es sólo una palabra,

es mi palabra,

nervios, músculos y tendones:

Con ellas te ideo.

Y te llevo a mi horno de furias fallecidas;

insensata y demente,

te quemas y no eres un hombre,

te apreso y no eres una tristeza,

libélula ígnea.

No eres esto,

ni aquello,

ni barco que se aleja y se hunde.

Eres una mujer de trenzas

Entre los algodonales

Destellas.

Eres la piedra amarilla,

Estás casi desnuda,

lacerada por tormentas,

tiemblas

y en mí te duermes.

Toda,

toda sin reparar el desgarro.

Y a mi taller de orfebre,

a mi lengua de palabras desplumadas

Te abalanzas,

como una niña muerta

Te irrigo, te poseo,

reclusa de mi ansia,

/vigía de mis sueños.

Autor: Joehan Romero

El orfebre


Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1415
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


No puede morirse

NO PUEDE MORIRSE ni en cuevas de cilíndrico enojo, con nuestros pies alcanzados por flechas dolorosas, no puede morirse, debemos detenerla, hasta las llagas, hasta el tímpano, hasta llorar por las nalgas, no puede morirse, ni enterrada, ni con sábanas


En donde? En todos los sitios

POEMA EN LAS CALLES EN LOS MANICOMIOS EN LOS MONASTERIOS En las lágrimas lúbricas de los tímpanos En los degolladeros en los ríos en las nubes En las poemerías en las gradas en los soliloquios   Debajo de las baldosas


Los mocos

LOS MOCOS son deliciosos Si se revuelven con azúcar. Con cebolla no me suena, Pero ¡uy!, con chocolate son bacanísimos Y cuando uno tiene hambre Hasta repite Y no deja nada para la cena. Los orines también (incluso parecen aromática).