El poema mas triste del mundo

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

SI LA VIDA FUERA DE CHOCOLATE,

si uno pudiera cruzar por cafeterías,

por supermercados, saciar el hambre;

si uno pudiera frotar la lámpara

y ordenar al genio,

si uno pudiera no sentir tanto dolor en los ojos,

si le importara a algo, a alguien,

si uno pudiera reír como ríen los cocodrilos,

si pudiera acercársele al pájaro que cae

y decirle: levántate;

si uno pudiera amar sin llagas en el pecho,

si uno pudiera amputarse de la muerte,

si uno pudiera correr como un loco,

como un niño, sin piedras, sin zapatos,

sin herniarse;

ser una roca muda,

olvidarse todo, de todos y de nadie.

Si uno no tuviera miedo de salir a la calle,

si uno pudiera gritar hasta quedar dormido,

si uno pudiera curar el hambre,

vacunare del odio;

si uno pudiera ponerse orugas en los dedos

y esperar a que la noche los llenara de vuelo,

si uno pudiera morirse de aburrido

y después levantarse,

quitarse la ropa como si fuera una nostalgia;

si uno pudiera cantar como los grillos,

de dicha, de hombre o de fantasma;

si uno pudiera vivir, tan sólo vivir en la sombra,

sin que nadie sepa que tu gato está aburrido de la vida porque se pasea

por los bordes de la baranda;

si tan sólo una muerte, una catástrofe bajo la dermis

no te sitiara;

si la vida fuera de chocolate,

y los niños flotaran como globos se chocolate,

si uno pudiera ser amado,

y también amar

y dejar que las pieles corrieran para amarse.

Autor: Joehan Romero

El poema mas triste del mundo

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1414
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Se puede morir de amor?

SI YO MUERO POR FALTA DE AMOR Hermosa mía, si yo muero por falta de amor, si soy condenado a la ausencia, si de repente me alcanzan las balas, tú serás la única culpable de este juego de sangre, de


Yo era de ceniza, de barro

YO ERA DE CENIZA, DE BARRO, de frutas recién cortadas, de canastos y de cereales; pero ya no, ahora soy de hombre, de sudor y de látigo, de corazón que se hace lama entre las piedras, de manos como pulpo,


Que facil es perderte

QUE FACIL ES QUE TE ME VAYAS DE LAS MANOS, qué fácil es perderte, tus ojos, tu boca que unida a la mía juraba no dejarte. Y qué fácil es desnudarte para otro hombre, ver tu andar por las calles,