Encenegarse ( Ultraísta )

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JoelFortunato
Ver biografia completa

E.N.C.E.N.E.G.A.R.S.E.
((( Ultraísta )))

Aplaudiendo a las monedas arrodillados
los vientos bajo el cabello
Esquelética la mirada sin pulso
Mecanografiado al acidificarse
la inconsciencia de los globos
lisonjeros agusanados en la cúpulas
Máculas ideomórficas hechas neoplasma
Astronómicos en placeres digitales

Con el voltímetro enlujuriador
del botafumeiro sin calcetines
Anudando al escrúpulo una espátula
Por las nubes pecadoras centrípetas
de pétalos prófugos hecho avenencia
con trigo en los ojales

Desglosando al esmalte los dientes
intachablemente podridos
Enarenados limones de gatos
incomprensibles lodos al abaratarse
El cascabel al incordiar los latidos
de los minutos asfixiando cada hora

Ahora que ahorca una orca ronca
Enredando relojes necios al péndulo
esfínter soberano de malas mañanas
Con la memez en cada pestaña
endilgando al enfangarse
el infundio como emblema
con la flema fundida siendo
audaz cuadrúpedo en la silla esfenoidal
antes y después de cada cena
Sin negarse encendiendo al sol con el
dedulce aromático del repeluzno

Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Encenegarse ( Ultraísta )
Se habla de:                             

Enviar poema

Acerca del autor



JoelFortunato
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 68
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


ALGO SOBRE LA LIBERTAD

ALGO SOBRE LA LIBERTAD   “Hay gentes que creen que son libres y derrochan, entonces, sus vidas en placeres: eso evidencia a las claras las cadenas que los atan”   El que no cumple sus anhelos es esclavo de algo;


Por eso no me escribes

Es que todavía no te he podido olvidar. Me vienes a la mente todos los días. Es que me enamoré de tus ojos, de tu sonrisa, de tu compañía y de tu calor.   No es que estos atributos estuvieran


Lloraremos un dia amigo

LLORAREMOS UN DIA, amigo, lloraremos sobre esas libélulas cercenadas que hemos construido; tierras agitadas y nuestras con que jugábamos a pintarnos los ojos, raipines inciertos que nos llevaban envueltos en sus patas azules. Durará nuestro llanto un día, amigo, y