Encenegarse ( Ultraísta )

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JoelFortunato
Ver biografia completa

E.N.C.E.N.E.G.A.R.S.E.
((( Ultraísta )))

Aplaudiendo a las monedas arrodillados
los vientos bajo el cabello
Esquelética la mirada sin pulso
Mecanografiado al acidificarse
la inconsciencia de los globos
lisonjeros agusanados en la cúpulas
Máculas ideomórficas hechas neoplasma
Astronómicos en placeres digitales

Con el voltímetro enlujuriador
del botafumeiro sin calcetines
Anudando al escrúpulo una espátula
Por las nubes pecadoras centrípetas
de pétalos prófugos hecho avenencia
con trigo en los ojales

Desglosando al esmalte los dientes
intachablemente podridos
Enarenados limones de gatos
incomprensibles lodos al abaratarse
El cascabel al incordiar los latidos
de los minutos asfixiando cada hora

Ahora que ahorca una orca ronca
Enredando relojes necios al péndulo
esfínter soberano de malas mañanas
Con la memez en cada pestaña
endilgando al enfangarse
el infundio como emblema
con la flema fundida siendo
audaz cuadrúpedo en la silla esfenoidal
antes y después de cada cena
Sin negarse encendiendo al sol con el
dedulce aromático del repeluzno

Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Encenegarse ( Ultraísta )
Se habla de:                             




Acerca del autor



JoelFortunato
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 74
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


En tus sueños.

Hoy no sere la  pálida  flor,que al atardecer se toma su descanso. Esta vez,me vestiré de hermosura como los lirios del campo. y volare hacia tus sueños en una noche cualquiera. Expandiendo mis alas como ave mensajera. Navegare en lo


Amor, como no cantarte

AMOR, COMO NO CANTARTE, a ti rendirme, luchar contra leones, cruzar los mares, herirme, masacrarme, incendiar mi corazón y servírtelo para que te lo comas. ¡Cómo no amarte! Nena, fuego azul volcánico, por ti persistiré en la tormenta, por tu


Supongo que un dia uno quiere

SUPONGO QUE UN DIA UNO QUIERE, que ya no hiere a esos esa que adora; supongo que un día uno ya no lleva tachuelas en el pecho que en un abrazo desangra —también— a ese otro cuerpo, a esa alma