ENJUTEZ LACAYESCA

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JoelFortunato
Ver biografia completa

ENJUTEZ LACAYESCA

 

Ya danzan ya caminan se acuestan

en la punta más profunda

dejando al dolor más dolor más olvido

en el ápice raquítico

al trébol cuatro hojas secas

y a la paja pájaro sin alas

entre la nube una caverna

con escaleras sin peldaño.

 

¡Oh, daño amarillo rubio!.

Baño de tumbas orgulloso.

 

Pero nada he visto sin mis ojos.

En el alma se aprende a ser

lo que tal vez no seremos

ni aprendiendo a morir muriendo.

Pues he visto a honrados hambrientos

y tantas mujeres sin amar…

 

¡Como desparecen sin ser fantasmas

en la soledad cerrada

abre a la cuerda cuerda!.

 

Cuando en la sombra

discurren las verdades de la mentira

pantalones impecables al servilismo

viles estatuas estucadas

de la mesa, en la masa de piedra.

 

¡Así el cuchillo rueda rápido!

En seda, en corcho, frío eclipse,

en su terrible embudo

besando a la tierra desde dentro

con las necesidades rituales olvidadas

dejando perfumada con agua

armaduras en el agua dura.

 

Nada sé de mi camisa

con la fortaleza tierna

carpintera de párpados cortos

empujando al día

con los relojes sin tiempo…

¡Qué nunca encontré desocupados!

¡Por eso…

del manantial brota tanta sequía!.

Autor: JOEL FORTUNATO REYES PÉREZ

ENJUTEZ LACAYESCA
Se habla de:                                     

Enviar poema

Acerca del autor



JoelFortunato
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 68
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Lacerados niños

LACERADOS NIÑOS   Llegan, caminan, Traspasan las calles con ojos de búho, Son animales, El cuerpo se les va llenando de pieles —de muchas pieles jóvenes Y relinchan… no pueden hacer más, no saben. Se van haciendo animales y hacia


Poema artistico para una mujer

TU NOMBRE —ese otro que nunca te gusta— también es el de una tía que quizás un día de estos se muera. Y te canto aunque no seas eterna, aunque no dures en la memoria. Tu cuello, jarro artístico. Tu


La despedida del profeta

LA DESPEDIDA   I   Ay, si yo pudiera esta noche despedirme con un canto único; si tú pudieras abrir la página y cenar conmigo; si mi poema pudiera ser un pan y despedazarlo para darle a cada uno un