ENTIGRECERSE LAXO (Experimental)

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JoelFortunato
Ver biografia completa

ENTIGRECERSE LAXO
(Texto Experimental Neosurrealista )
Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Por
esas
lágrimas
qué lloran
de alegría
con suavidad
no quiero
ser indiferente
como
cuando
la
inquietud
sostiene
la miel
de una
salada
abeja…

Después de tantos ensayos, con un nuevo fracaso diario,
tan interesado, predispuesto y poco diestro, al comer el
hambre confundida con el apetito, determinando al presente
por accidente, mucho más aprisa que la primera vez, por
ser particularmente engañoso todo lo que es fácil y sencillo,
como cuando el agua tiene sed, y un tejido teje al sol la sombra.
En tanto que los tranquilizantes aparecen inquietos, y los ojos
preguntan a los frascos las dosis que se hunden en el insomnio.

¡ De la ceremonia cereza del cero con la cerradura del certámen !
¡ Desfilando con desgana por el deshielo y el designio desigual !
¡ Por el eco del eclipse edificado ejerciendo empeñoso el encargo !
¡ Fabricante fértil ferviente del fingir fogoso al fondo frigorífico !

Tal vez
sea
imposible
porqué
no se
tocan
ni ven
los
perfumes
de
las
estatuas
desde
el agua
con
dientes
y los
números endurecidos… ¡ Atigrados camaleónicos tortugismos !.

Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

ENTIGRECERSE LAXO (Experimental)
Se habla de:                         

Enviar poema

Acerca del autor



JoelFortunato
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 68
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


ALGO SOBRE LA LIBERTAD

ALGO SOBRE LA LIBERTAD   “Hay gentes que creen que son libres y derrochan, entonces, sus vidas en placeres: eso evidencia a las claras las cadenas que los atan”   El que no cumple sus anhelos es esclavo de algo;


OPACIDAD PROCAZ

OPACIDAD PROCAZ Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ Cortada anudada luego la sombra vuelve a encontrarse la luz apagada en la noche, desnuda en la luna una vez en la marea morena del mundo alborotado en calma que brota del


Tiemblo

TIEMBLO, ¿acaso, no tengo derecho? Soy sólo una gota en la boca desesperada, una lengua de fuego. Se me escurren las lágrimas por las costillas y los huesos. ¿Acaso, quién dijo que mi pecho estaba vacío? Tiemblo