Flor infernal

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

FLOR INFERNAL

Sembré una flor en el infierno
con mis manos de greda retostada
con mi cuerpo de bambú furioso
la sembré en una enhiesta montaña
o en un indeleble pozo terrible
o en una inedia máxima
Tú no has ido a verla
tiene la boca ávida
como una princesa en menstruo
no para de arder
Y a veces copula con la niebla calcinada
con esa niebla inexistente
con esa nadería insomne
Tú no has ido a palpar sus pétalos
en la punta del Averno
en lo profundo del Avitchi
en todos los sitios del Hades
La sembré con toda la sangre
la rocié con mis orines
la amamanté con mis pechos de zorra escuálida
y la aboné con la tierra podrida de mis piernas
El demonio lloró al verme
sus ojos echaron llamaradas
y el infierno rehiló como un orgasmo
Anoche
entre puertos calcinados
torrefactos puertos donde pernoctan los olvidos
soñé un sueño de pétalos desmembrados
como si un óbito los emboscara hacia dentro
como un balazo o una metralla inconcebible e inaudita
Mi flor está más bella
su rosada vulva se abre en muchos racimos
todos quieren amar sus tallos y sus hojas
el mismo Lucifer la desea
Tú no has ido a fornicar con ella
ni has amado su perfume
su perfume que son mis piernas transformadas
la sal líquida del uréter
la tierra infernal de su delirio
tú no has acariciado sus hojas como si fueran senos
Tiene sus tallos jugosos como pera
como atestados de semen
sus verdes tallos que parecen fenecer entre mis dedos
solitarios Y ella solitaria
en la quemada lontananza del destierro
socavada en ínclitos ardores
dormida en su propio trepidar de viento
Mi bella flor infernal
sus pétalos tan suaves
toda ella tan viuda a veces de mí
distante

Anoche estuve en el infierno
perdido entre mazmorras y guaridas
entre un olor de niña muerta
entre canecas y estériles mujeres
y a un lado ella
Ay
Ay
anoche enterré una flor en lo profundo del Seol
anoche también el leviatán lloró
y sus hojas se dispersaron como el humo
y su voz cantó un idéntico canto funerario
un ronco yacarí premonitorio
una misma baba entre los uadis
y juntos fuimos un mismo sauce solitario
compungidos o todavía en lentas espirales
cayendo raudamente hacia otro abismo
sin sus pétalos de novia en celo
Ay
ay
sembré una flor en el infierno
una flor que era lumbre
o una huraña luciérnaga muda
en profusos racimos esparcida
o a veces mía y distante
pletórica en exánimes quejidos
Recemos por ella
porque su alma repose en el Averno
acaso ella florezca de nuevo
acaso se reencarne en saliva o en escarabajo
y relinche
y mame
y haga el cunnilingus
Mi desterrada flor sin raíces.

Flor infernal


Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1415
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Nada puede impedir el amor

SI ESTE SOL QUE YA ESTA MURIENDO está destinado a nacer mañana, nada habrá que lo impida; si dos pájaros que apenas si se conocen están destinados a volar juntos, nada habrá que lo impida. Yo sueño con el volar


Humano, demasiado humano

FALIBLES (POEMA)   ¿Por qué será que, a veces, somos tan falibles? ¿Tan poca cosa? ¿Por qué será que un día —cualquier día— un gusano se yergue en el centro y nos horroriza y nos deja como mudos? Y también


El fin de la guerra

VENIMOS A ENTERRARTE, venimos hacia ti, oh difunta, llenos de collares de los hombres que quedaron en el campo. Venimos con un pueblo de huesos al hombro, con una múltiple procesión de mejillas desbaratadas. ¡Confiésate ahora que el odio arde,