Guerra de trincheras

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

Artículo sobre Guerra de trincheras
Guerra de trincheras

Pero antes…


Anualmente esta enjuta devoción del adorado
abrochando o planifica o pone
impasiblemente con la calmada fetal del disgusto.
Guerra de trincheras


TRINCHERA

Te he traído, vida mía, las rocas agujereadas,

te he traído el disparo en las mejillas

y el común incendio en que se ahorcan árboles.

 

Vamos, vida mía, a ese valle  de albahacas destrozadas,

a las calles en que caen los brazos de palomas;

vamos a comer las almendras rociadas en sangre;

vamos a la casa en que palpitan las granadas,

vamos, en fin, a al sitio en que mueren niños

y arden vegetales.

 

A ese mundo vamos a tendernos,

amor,

rodeados de granadas y flechas,

con la sangre en nuestras bocas,

llenos del páramo fusilado.

 

Pero aún vuelan mariposas.

Vida mía,

yo te arranco esas alas y te hurto los cóndores

antes de que la bala alcance tus manos de paloma.

Antes que en ti se apaguen las trompetas

y resuciten las albahacas

mientras la tierra se desviste

mostrando sus hijos más tempranos.

 

Vida mía,

aún tu mano se ha llenado de risas pálidas,

del trigo cercenado por cañones.

Vamos al campo atrincherado en un solo estallido,

a su ebria soledad de funerales.

 

Pero aún el pan arde en los hornos y la sangre rueda,

aún el olor de la yerbabuena perfora el aire.

Yo también te arranco dos o tres mariposas

nacidas en tu quebrada geología

y me lanzo de súbito en el aire hecho de sonidos.

Fin de Guerra de trincheras

Y para terminar…


Poesía Koan

Guerra de trincheras

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1414
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


El camino o tercer legado amoroso

EL CAMINO O TERCER LEGADO AMOROSO “El camino es el amor y de un río pueden surgir los corazones” De nuevo un pueblo de la luz te asedia, de nuevo la voz telúrica te llama. Ni fantasma ni alarido; esta


Eosforo

EÓSFORO Uno dos tres cuatro cinco seis siete leños ardiendo con carne viva con esa carne hecha de alambre y de niños con esos niños que fueron paridos en cualquier ferretería ocho nueve diez once doce trece catorce quince años


Oracion suplicando ayuda

“Sólo un milagro podría salvarme”   SEÑOR DE LOS EJERCITOS: sálvame, no permitas que descienda ahora y que vuelva a morir de nuevo. Padre, tú eres la vida; ven a mi vida para que yo tenga un poco, y no