Guerra, maldita guerra

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

GUERRA, MALDITA GUERRA,

te has cernido sobre las pieles amadas,

devoradora de los intestinos.

 

Yo no entiendo cómo se puede hablar de un cielo

coronado de lilas desbaratadas,

de una sangre consumiendo la flor del tomillo,

si esta guerra es más que un buitre devorando ojos,

cortando cabezas,

collares asesinos,

bicicletas que esparcen sesos por las calles.

 

Guerra, maldita guerra;

llegas con tus llamas incinerando los cuerpos,

quemando al vendedor de dulces,

destruyendo el beso de las pieles que se amaban.

 

Rueda la sangre y no resucitan sus dueños.

Queda un olor a cadáveres,

rostros irreconocibles,

dedos en los pocillos,

cabezas rotas debajo de los carros,

zapatos abandonados conteniendo en pie

/lleno de caminos vedados.

 

En la mata de plátano se han desangrado los cuerpos.

Y hay un sombrero con algunos cabellos tirado en el piso.

Y unos niños con lágrimas en los ojos

buscando a su padre, inútilmente.

 

Guerra, maldita guerra;

tú has incendiado las casas,

tú has roto los oleoductos,

tú has envenenado la marihuana

y hollado la tierra con tus botas estériles.

Tú eres un virus peor que el odio;

guerra coronada de infiernos,

criadora de nuevas vacunas,

irónica,

pordiosera,

te arrodillas por un poco de sangre.

Guerra terrorista.

Guerra pequeña: guerrilla.

Como si aún no fuera suficiente

todo el corazón desheredado

y los cuchillos enterrados en el pecho.

Autor: Joehan Romero

Guerra, maldita guerra


Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1419
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Soy tuyo

SOY TUYO, y me tienes igual que un ojo a la pupila. Soy tuyo, y en vano se desciñe el horizonte. Voy desde el centro de ti, atado, deshecho como el trote de la bruma. Soy tuyo, me tienes en


El mar viene galopando

OYE, EL MAR VIENE GALOPANDO, trae relinchos de paredes, de algas, de momias; trae ciudades que tus ojos no veían, bandadas de humos glaciares, de hombres y de espantos. Oye el grito anudado sobre las cacerolas sumergidas, tu grito que


Arrancada de toda latitud

ARRANCADA DE TODA LATITUD, del recuerdo, cercenada de mí, entreabierta sobre un golpe de tierra, de lo invisible, ahora ajena, arrancada del sonido cruel de los metales, de la saliva astillada, rodando a sucias lenguas, ajena a mi pecho, turbia,