Hablando de los hijos

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

CUANDO HE HABLADO DE HIJO no me refería

a un caso particular,

a una saliva hecha de huesos y mejillas,

sino a aquel que se arropa con estas letras de temblor,

de polen guerrero y sencillo,

mis letras que urdo en la soledad

y que disperso sobre la roca florecida,

o sobre la roca calva y distante,

con la cara saqueada hacia fuera,

hacia el mundo pavoroso.

 

Mi hijo es el que corre por el monte,

vigoroso, cazando águilas;

mi hijo es el que sucumbe hacia sí,

espía callado que acecha planetas.

 

Por eso hoy yo los llamo,

los trato como a muchachos nacidos de mi soledad,

raza fuerte, amplia,

cóndores de su propio vuelo,

marineros de mi océano de semen.

 

Tu infancia y mi infancia se marcan por la misma ansia,

por la misma sed devastada,

yuxtapuestos a la misma sombra festiva y fúnebre.

Pero como yo, tú eres débil y fuerte,

y en lo que eres débil te haces un búfalo,

una romería inacabable de fuerza.

 

Cuando he hablado de hijo

no me refería a esa otra sangre que no existe

o a ese anhelo ineludible de perpetuarse;

me refería a un vaso que florece…

Mis hijos de vara aniquilada,

mis marineros a veces como yo, sin volante,

ahogándonos, haciéndonos tiburones de la marea,

saetas enfadadas hacia sí,

buscando lo curvilíneo y lo agusanado,

buscando la resurrección como obstinados;

imperecedero de mar,

mis coyotes del océano.

Autor: Joehan Romero

Hablando de los hijos


Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1415
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Te quiero levemente

TE QUIERO LEVEMENTE, como te puede querer otro hombre de esos que, allá afuera, te buscan. Pero yo no quiero quererte con ese querer bestial, ni quiero que me quieras a esas maneras tristes; ahora no, amor, debemos seguir suspirándonos


Sin tener un amor

NOSOTROS, LOS QUE ESCRIBIMOS EL AMOR, estamos más cerca y ausentes de él (Son necesarias las dos facetas). Nosotros, los que vamos por el mundo con el corazón aniquilado, borrados de la cumbre y del supremo precipicio. Del mismo modo


Poema de amor – Paloma blanca

TU MI PALOMA, eres mi alma y eres mi flor obscura, mi golondrina sin alas. Y, a veces, te pareces a la piedra, mi mano no te alcanza. Si te hicieras una virgen, oh mi diosa, serías mi otro yo,