Hablando de los hijos

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

CUANDO HE HABLADO DE HIJO no me refería

a un caso particular,

a una saliva hecha de huesos y mejillas,

sino a aquel que se arropa con estas letras de temblor,

de polen guerrero y sencillo,

mis letras que urdo en la soledad

y que disperso sobre la roca florecida,

o sobre la roca calva y distante,

con la cara saqueada hacia fuera,

hacia el mundo pavoroso.

 

Mi hijo es el que corre por el monte,

vigoroso, cazando águilas;

mi hijo es el que sucumbe hacia sí,

espía callado que acecha planetas.

 

Por eso hoy yo los llamo,

los trato como a muchachos nacidos de mi soledad,

raza fuerte, amplia,

cóndores de su propio vuelo,

marineros de mi océano de semen.

 

Tu infancia y mi infancia se marcan por la misma ansia,

por la misma sed devastada,

yuxtapuestos a la misma sombra festiva y fúnebre.

Pero como yo, tú eres débil y fuerte,

y en lo que eres débil te haces un búfalo,

una romería inacabable de fuerza.

 

Cuando he hablado de hijo

no me refería a esa otra sangre que no existe

o a ese anhelo ineludible de perpetuarse;

me refería a un vaso que florece…

Mis hijos de vara aniquilada,

mis marineros a veces como yo, sin volante,

ahogándonos, haciéndonos tiburones de la marea,

saetas enfadadas hacia sí,

buscando lo curvilíneo y lo agusanado,

buscando la resurrección como obstinados;

imperecedero de mar,

mis coyotes del océano.

Autor: Joehan Romero

Hablando de los hijos




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


La ausencia es una yegua distante

Todas las calles llegarán tarde. Por los puertos nada corre hacia otro amanecer donde seremos felices; los carros y las bujías, la pimienta y las ovejas en celo, un viejo dolor que no había palpado. ¿Se doblarán los cuerpos? Sólo


Del esplendor imposible

  … donde vida, luz y poder son himno y florecen ¿ tendrá fin la antífona del alma, su vibrar, su voz…? [porque previamente entrará en sus cárcavas y sanará, erradicará la hez o pus del deseo, y lentamente, abriéndose


DILECCION GENUINA

DILECCIÓN GENUINA Por esas sombras que beben las piedras corren los olvidos inaudibles inauditos perfumes del reflejo de las ausencias sepultadas en la siembra de silencios… ¡ Oh, dilección genuina ! En la lejanía serena… Y los latidos en la