Helado Viento

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
FrioDespertar
Ver biografia completa

Ooooh…. Helado viento qué acariciandome pentras entre los poros de mí piél

sintiendo un cosquilleo cálido y frío a la vez noto cómo recorres el interior del mío ser

navegandome sín oleaje ní mar…

En calma total los tejídos de mi piél excitandose al recorrerme lo más intimo y delicado de mí cuerpo

al saber qué me íba a poseer

Ooooh…. Caprichosa naturaleza bién condimentada estás en tu haber tienes…, vegetación, semillas qué al germinar

las semillas en flores están ya

agua, tierra qué cayendo de forma natural la semilla regada está con la lluvia caida en rocio se convertirá

observando al pasear por la naturaleza qué en herencia se nos dió al hombre animal para preservarla de todo mal

los animales alterados están al notar qué el cambío climatico está aquí ya…

De un lado para otro buscando refugio están, entre ellos… Ñues, Caribues, Impalas, antílopes, Cebras, Jirafas. Todos

estos animalitos presagiando están el apocalipsis final.

Mientras yo tumbada y desnuda observando desde la cabaña cómo ese viento que me poseió fuese escalando hasta

corvertirse en el mío final pués la muerte disfrazada de Helado Viento aquí se quedará observando mí triste final

al no haber hallado la felicidad no dejaré herencia qué ní en semillas Germinadas se convertiran

Sí triste final para una Dama que no llegó jamás a pasar por el Altar de ninguna relación estable

ni ser merecedora de compartir alcoba con semejantes, tan solo compartió las lineas e su triste historía final con el

Frío susurrandome al oido en mi hallaras abrigo cuando te posea y congele totalmente tu piel…

Así te haré mujer.

Helado Viento

Enviar poema

Acerca del autor



FrioDespertar
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Si me quieres

SI ME QUIERES no derrames más lágrimas, no me pongas triste. Si me quieres no me lo digas, no me digas que me quieres. Si tú hubieras sido destinada al fuego entonces ahora yo te amaría. Pero ahora el fuego


Las musas

LA MUSA La musa, contrario de lo que se cree, no es exterior, sino interior. Circunstancias siempre las tenemos y hay quienes, aún en la mejor circunstancia, están mudos, como si les hubieran secuestrado el lenguaje. Una mujer, por sí


Algo sobre el saber rendirse

ALGO SOBRE EL SABER RENDIRSE   “No es el violín, sino la nota que se desprendió; no es el hombre que vivió, sino la vida”   Dices que la errante estrella se equivocó y va ciega, movida al azar de