Himno del cuerpo

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

HIMNO DEL CUERPO

Tú vienes de antílopes
y canto a tu cuerpo,
cueva de relámpagos,
destello en que me anego;
canto a tu nariz
que parece de durazno,
canto a tu cuello,
y a esa brasa,
raíz de caricias,
ojos de pantera o de tigre,
en la selva ruges,
la selva es mi pecho.
De ahí vienes,
de árboles doblados por el hielo,
y hay ríos de sol bajo la luna,
de ahí vienes,
de antílopes, de escarabajos,
de ojos que más bien parecen esmeraldas.

Del racimo de las fugas desprendo un deseo,
desprendo tus ojos de cenicienta,
me los como y retoñan alondras,
países de estrellas,
hemisferios atlánticos;
vienes de un pueblo que parece un bohío,
de tierra en las venas,
signos de nuestra demacrada historia.
Eres la mujer de la balanza
y te encantan las colchas;
y te encanta tu voz distante,
la trampa del amor a que huyes.

Eres la piedra inacabable,
la uva silvestre que corté en la montaña,
la cuchillada en el cuerpo.
Eres un maíz
y en mí te fermento;
eres mi mujer de amor,
mi mujer de madera extraña,
de arpas que resuenan por el llano,
de himnos que se incineran en el cuerpo.

Vienes de una noche o te todas,
vas hacia un no sé a dónde;
vas segura como una pluma
en la cabeza del indio.
Déjame ser un muchachito de cara pintada,
déjame lanzar mi arco entre las peñas
y cazar al venado.
De ellas vienes.
Y vienes de arroyos que son una espalda:
la tuya,
terracota y silvestre;
de ella vienes,
y vienes de la mano que te trazó,
que te apuntilló en el verso,
en el cuerpo, en el alma;
vienes de ti misma,
de tu arte pedagogo;
vienes de esta noche sin luciérnagas,
vienes de un niño al otro lado de la calle.

Himno del cuerpo

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1406
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Poesia corta de amor

TODO ESTA ENCENDIENDOSE, me enciendo yo por los costados de tu cuello; gira la noche errabunda sobre las hélices de tu cuerpo. Se van encendiendo tus párpados hasta la punta de la llama, hasta tocar el cielo; invasión tuya de


Al ocaso Pierden la esperanza,qué ya ni creen en mi,salvo el kikiriki del gallo que anima el incesante construir de mi sueño.


La partida interminable

PARTIDA INTERMINABLE Qué interminable fue tu partida, y no por el hecho de no quererte, sino porque detrás de esta cordillera, a lo hondo de la tierra indemne, también hay flores para tus manos, las cosas mías, mi inmutable ceño