HONTANAR EXECRABLE

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JoelFortunato
Ver biografia completa

HONTANAR EXECRABLE
Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Palpé al olvido y su memoria
Quieta la sed y su recuerdo
Por el agua frágil
De las grietas caprichosa luz
De la ignota marejada lenta
Por las calles ondulantes
¡ Dónde se entinta una ausencia !
Del súbito peligro atenuante
¡ Indeseable en la belleza inocua !…

¡ Oh, alfaguara de futesa !
¡ Oh, entonadera de nonada !
Adarga abundosa de escoria
¡ Cuánto embijar y achubascarse !
Zalamero zángano zarandeando zopencos…

Del papel incumplido
Ví el sabor y sus colores
En los cabellos, fieras, indiferencias,
mesas solas, hambres desnutridas;
enrojecidas nubes en el suelo
y techos de azul podrido
en el cántaro curioso
por la esterilidad y su fruto…

Del borbollar afrentoso
Un tifón, un ciclón, una tromba,
son menos que poco comparados
del mal al peor arrobo embozado
por el guirigay de corbata y saludo
Y el gracejo por lo luctuoso embetunado…

¡ Fontana de fruslerías…¡
De
Plano pleno planchando platos
Del
Salado dolor, salado recuerdo, salado ausente,
¡ Alado y desendemoniado… Dudoso ingenio !
Que vuelve y en ello se pierde,
allá el aire huyendo gris
allá el camino inquieto
entre la mayor honradez multiplicada encizañada
Con absoluta lealtad, fingida, concavidad, de honor manando…

Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

HONTANAR EXECRABLE
Se habla de:                 

Enviar poema

Acerca del autor



JoelFortunato
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 68
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Eres como una rosa

ERES COMO UNA ROSA abandonada en un desierto, como el viento, como el mar, como un lago sereno que refleja la montaña, el errar sudoroso de los granjeros, sus costumbres, sus hachas. Eres como el viento porque todo lo penetras,


Otra llave y otra puerta

OTRA LLAVE Y PUERTA Toda puerta tiene su llave legítima, su media cereza antes de que fueran lanzados sobre el mundo. Sin embargo hay puertas que no tienen cerradura y allí entra tanto el harapiento como las moscas; hay otras


Por la noche hay un sendero del río

Por la noche hay un sendero del río que se entrega al tránsito silencioso de las nutrias. El campanario tañe y así una y otra vez nos hechiza con su vieja historia para darnos la seguridad de las piedras y