INCAN AHMICOHUA DONDE NO SE MUERE (Experimental Náhuatl-español).

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JoelFortunato
Ver biografia completa

INCAN AHMICOHUA
DONDE NO SE MUERE
(Experimental Náhuatl-español).

******

Campa naiz, huehuentzé?
¿Dónde he de ir, anciano?
Campa naiz
Campa naiz
Ninoyolnonotza
Converso con mi corazón.
Ninoyolnonotza

Momayauh in tleco
¡Cayó al fuego!
Momayauh in tleco

No te espantes
Macamo momauhti
No te espantes

Can mach tinemi?
¿Dónde, pues, andas?
Can mach tinemi?

Tloque Nahuaque…Tloque Nahuaque.

Más que todo menos qué nada
Si lo quiere y si quiere no quererlo
Eterno en cada instante y más allá
Del más allá, si y no, Él solo es,
Si quiere ó si no, nada lo ata
O lo ata todo si quiere. Hoy ó nunca es igual.
Todo dá y nada pierde, nada pide, nada espera.

Huel xi quitztimotla lican inic huel anquicaquizque…
Atended bien para que comprendáis bien…

Nican catqui in patli
¡Aquí está la medicina!
Nican catqui in patli.

Itech ninaxitiz
Hasta Él tengo qué llegar
Hasta Él tengo qué llegar
Itech ninaxitiz

Yehuatl ontlazotiz inic tinemizque
Él lo dispondrá para que vivamos
Si quiere, hoy o nunca, en cualquier jamás.

Autor:  JOEL FORTUNATO REYES PÉREZ

INCAN AHMICOHUA DONDE NO SE MUERE (Experimental Náhuatl-español).
Se habla de:                     




Acerca del autor



JoelFortunato
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 74
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


A que huele una mujer

HUELES A VIENTO, a agua, tienes el perfume de los pájaros; hueles a caricias regadas en los eucaliptos, a la piedra en que se estrujaron nuestros cuerpos; hueles a mi cabello, a mis pies fatigados; hueles a todo y a


! MI AVENTURA FAVORITA!

Todo empezo aquel dia, que inesperadamente vi aquella sonrisita angelical, que atrapo mi atencion. No sabia como se llamaba, menos quien era, ni de donde venia. Pero aquella vez, no fui capaz de acercarme a hablarle, sencillamente me quede con


Ibamos por la selva

IBAMOS POR LA SELVA Íbamos por la selva tupida íbamos de camisa y de miradas con los ojos quietos en la mitad del aire antes de que no sitiaran los aceros y nos internaran hacia otra humedad más virgen Íbamos