La fecundacion y la reproduccion

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

FECUNDACION

No es necesario que el sembrador arroje
mil granos en el hoyo para que se eleve la planta.
Ciertamente un grano hallará cielo en la oscuridad.
Porque sólo cuando has descendido la suficiente
para estar a ciegas
puedes elevarte aferrado a la savia que el árbol
toma de tu propia tierra.
Lo que no muere no puede ser vivificado.
Fuiste decapitado antes de entrar a una caracola de maravillas.
Un río emplumado,
serpiente caída,
fue lo que entretejió tu carne de grutas y de filos.
¡La vida está en el agua!
Y el agua no es sin el fuego. Del agua nace el fuego.
La fecundación es la más excelsa oración.
¡Fecundarte en mi corazón es una cruz que apenas resisto!
Pero tú, como siempre, te vas corriendo a través del arroyo y la pradera.

El Universo sin el amor no sería.
Por Santo Amor fueron fecundados los soles mayores
Por santo Amor crea Dios los universos
y los riega como un sembrador.
Las semillas buenas deberán despertar en la noche.
(Tu primera célula debe permanecer en ti).
Bello es saludar la primavera cuando el invierno la pare.
¡Y “vivir” al lado del ser amado!

La fecundacion y la reproduccion




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Viento sur

VIENTO SUR Viento sur te espero, mujer casi hecha de amor. En estas rocas donde los musgos crecen mi ansia crece, y el viento sur que arrastra pájaros te trae toda casi descubierta. ¡Qué hermoso fue conocerte! Qué hermosos estos


Poema VI- “Primera rúbrica. A propósito de una biografía”

“Burla burlando”. Yo en mi pórtico, Tú soberano. Comparten del látigo El callado Lupanar inscrito (Pasase llorando Las horas del silbo) Cuando hubo ser jurado El vino. De uno y otro la mano Tuvo sed, frío, Llaga del arrebato Para


PÁRPADOS CELESTES ( Experimental Neosurrealista )

PÁRPADOS CELESTES ( Texto Experimental Neosurrealista ) Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ Abren los cerrojos del talón, con las monedas comestibles, y crueles alcancías por el sol, ahí entre las nubes, que lamen a la lluvia de violines violetas,