LA NOSTALGIA YA NO ES UN PAJARO HERIDO. ANA MARÍA MANCEDA


Publicado por:
Ana MarIa Manceda
Ver biografia completa
Poema aleatorio:

¿Y qué si te vas?


otros poemas

LA NOSTALGIA YA NO ES UN PÁJARO HERIDO. ANA MARÍA MANCEDA

Puede ser tierna, romántica, sepia

pero va lacerando

y el alma ya no existe,

se instala en el estómago, en la garganta

en el sollozo reprimido.

Hay un muérdago y una rosa que te miran

parecen gritar el ¡ Ahora! ¡Ya!

La vida sigue inexorable.

Me pregunto porque no me sumerjo

en este instante,

sintiendo el fluir de mi sangre

sé que mi historia viaja con ella.

Perder el “Ahora”

es un pecado imperdonable.

La nostalgia tierna, romántica, sepia

ya no es un pájaro herido

 se transforma en el chantaje

de un monstruo implacable.

Quizás deba invocar a todos los pájaros
que rondan e invitarlos a un mágico vuelo
de libertad.

 

LA NOSTALGIA YA NO ES UN PAJARO HERIDO. ANA MARÍA MANCEDA
Se habla de:

Acerca del autor


Ana MarIa Manceda
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 6
Cómo mostrar mi imagen


Poema anterior:

«

LA NOSTALGIA YA NO ES UN PÁJARO HERIDO. ANA MARÍA MANCEDA Puede ser tierna, romántica, sepia pero va lacerando y el alma ya no existe, se instala en

Poema siguiente:

»

LA NOSTALGIA YA NO ES UN PÁJARO HERIDO. ANA MARÍA MANCEDA Puede ser tierna, romántica, sepia pero va lacerando y el alma ya no existe, se instala en


Poemas recomendados

HE VUELTO A VOLAR

Como el cóndor, cuando se es joven he vuelto a volar, como niño con mis alas, rejuvenecidas con mis ojos listos en el horizonte sin el miedo de

Encenegarse ( Ultraísta )

E.N.C.E.N.E.G.A.R.S.E. ((( Ultraísta ))) Aplaudiendo a las monedas arrodillados los vientos bajo el cabello Esquelética la mirada sin pulso Mecanografiado al acidificarse la inconsciencia de los globos lisonjeros


ESPOSADO

E.S.P.O.S.A.D.O. Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ Con el pozo que aletea el cristal soñando piedras de algodón y de luceros el asfalto descalzo enciela tumbas con el tiempo

lunatica

somnoliento me arrimo a mi suspiro indago en el limbo y consumo tu aliento anido en tu reflejo tan manido tumbado es como te siento lindando onirico languideciendo