La paz puede estar deshojando la rosa

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

LA PAZ PUEDE ESTAR DESHOJANDO LA ROSA,

en la amapola descifrada al cielo.

La paz puede estar en unas manos unidas,

en un beso interminable de los colores;

en una península hacia donde el alma galopa,

hacia el mar azul de los corales.

La paz puede estar en tus ojos

mientras te amarro las estrellas;

si socavo tus besos para que resuciten

mil bocas.,

la paz puede estar incluso en esta tumba

si enterramos en ella tu odio.

Pero de pronto todos los vientos viajan

llenos de violetas heridas;

de pronto la noche aúlla

y te deja el funeral de los pájaros.

La guerra se ha anidado en tus dedos;

ella es la que pasa incendiando tus ojos

de arco iris y de almendra,

ella es la que te socava como las minas que duermen en el surco;

ella te liquida,

te cercena,

se come los sueños que cayeron del otoño

y destruye los frutos del mirto.

Pero tú, amor, tienes los brazos de paloma;

tienes el corazón

ondeando como una bandera banca.

A ti no te llega el mar como una ola hambrienta;

a ti la espuma viene a enredársete como la nieve

en la copa de los árboles.

 

La paz puede estar deshojando la rosa.

Así, mi amiga, los tanques de guerra

se van apagando,

ausente de las violetas destruidas,

allí donde una paz te carga en sus hombros,

allí donde los cuchillos caen derretidos

como una constelación de ríos purísimos.

La paz puede estar deshojando la rosa

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1414
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Es tarde para el amor

TARDE   Sé que ya es tarde, que ya ni siquiera la furia logra poseerte, arrancarte, llevarte tan lejos de ti misma que pueda tocarte.   Tarde para inventar los llantos y las risas, para recorrer de nuevo tu espalda,


ALGO SOBRE LOS HIJOS

ALGO SOBRE LOS HIJOS   Deben saber que ustedes no son la madre ni el padre de aquel a quien llaman hijo; ustedes sólo han sido el ducto, el bello intermediario entre el viento y la niebla. ¿Acaso le llama


Los giros del amor

EN ESA ESPERA TANTAS COSAS PUEDEN SUCEDER, tantos giros, tantos ponientes en que el sol huye. Puedo hasta dejar de quererte, de pensarte, de sentir que a tu nombre mis venas se agitan como un caballo a plena marcha. Puede