La soledad y el amor

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

LA SOLEDAD Y EL AMOR

Cuando te den ganas de amar debes haber primero
acariciado un vacío,
haberlo ceñido entre tus dedos,
haber cenado y amanecido con él;
sólo entonces podréis sobrevivir al amor
y tenderos a su vacío máximo,
a su espacio de las dichas y los laberintos.
Cuando se te venga el amor,
postrado en tu alma tan irremediablemente como nunca hayas visto;
debes saber que alguna vez también se centró
en ti el odio, pero que fue consumiéndose en tu soledad.
—debemos saber esperar—.
El amor y la soledad son uno.
Los que verdaderamente se aman están profundamente solos,
como abstraídos al mundo,
como invisibles al ojo,
como consumidos en fuego perenne y constante
que los hace morir y los cercena poco a poco
hasta dejarlos en su único latido,
en su certeza primera;
hasta dejarlos solos, rodeados pero solos.
Porque al comienzo no tenemos nada;
al comienzo una larva en el corazón nos engaña
haciéndonos creer inútilmente que ese latido
que nos ocupa es amor;
haciéndonos creer falsamente que hemos tocado
las nubes sólo porque nos ha regalado unos segundos
para el beso.

La soledad y el amor




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Segunda introduccion al amor

SEGUNDA Y ULTIMA INTRODUCCION AL AMOR I El amor es una gestación constante, y así como está cargado de vida está cargado de muerte. Fácil es que alargue su mano sobre el desierto árido, que te llevé desde tu propia


He de escribir aun sobre este laberinto

HE DE ESCRIBIR AUN SOBRE ESTE LABERINTO; sí, un poco más; en unas cuantas semanas debe quedar sellada esta locura humana; en unas cuantas semanas la palabra que no se dijo debe quedar así, intacta, dicha sólo con la voz


ESPOSADO

E.S.P.O.S.A.D.O. Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ Con el pozo que aletea el cristal soñando piedras de algodón y de luceros el asfalto descalzo enciela tumbas con el tiempo preso en el olvido ¡ Cuando el mundo carga el dolor por